El Estado da por “normalizado” el control de pasaportes en el aeropuerto de El Prat.

El delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, ha asegurado este martes que el control de pasaportes en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat ya está “normalizado” tras la llegada de más efectivos de la Policía Nacional y la disminución de las colas de pasajeros, que llegaron a generar auténticos colapsos este mes de mayo. Ahora, según Millo, “la cola de espera en las salidas está en 20 minutos y en las llegadas, en 40 minutos”.

Estos promedios, remarca Millo, sitúan ya al aeropuerto catalán dentro de los estándares europeos de tiempo máximo de espera en los controles de pasaportes, que son de unos 20-30 minutos en la salida y 30-60 minutos en la llegada. “Con las medidas que ya hemos implementado estamos situados en la franja del estándar europeo y, con carácter general, por debajo de la media”, ha insistido el delegado en declaraciones a los medios durante una visita al aeropuerto barcelonés.

Esta estabilización, ha sostenido Millo, ha sido posible gracias al incremento de recursos, tanto humanos como materiales, que se ha producido en las últimas tres semanas. Concretamente, ya han llegado al Prat 86 de los 144 agentes suplementarios que se anunciaron y también 20 de los 50 verificadores presenciales que tienen que estar operativos antes de que llegue el grueso de pasajeros de la temporada estival, y que se sumarán a los 46 que ya había.

Desde finales de abril, El Prat ha vivido varias jornadas de colas en los controles de pasaportes, ya que la nueva normativa de seguridad antiterrorista es más estricta y ha ralentizado el proceso de verificación. Sin embargo, los efectivos disponibles al entrar en vigor los nuevos requisitos eran los mismos y resultaban claramente insuficientes para absorber los picos de pasajeros.

Así, los primeros problemas llegaron con el puente de mayo y el consecuente incremento de usuarios del aeropuerto, y se repitieron en los fines de semana siguientes, sobre todo la semana en la que coincidió el Gran Premio de España de Fórmula 1 y el salón Automobile Barcelona. Ante esta situación, el Gobierno y Aena anunciaron varias medidas para reducir las colas y evitar que empeoraran durante la temporada de verano, cuando el flujo de pasajeros es mayor incluso en los días laborables.

Millo ha recordado que el aumento de los efectivos también se acompañará de un refuerzo informativo para que los usuarios conozcan los verificadores automáticos, los llamados ABC, que actualmente se hallan infrautilizados. Con todo, Millo ha recalcado que desde que se reforzaron los recursos solamente se han excedido los estándares europeos en momentos muy puntuales. En estos picos de demanda, ha añadido, el exceso no ha sido “significativo”, ya que han sido menos de diez minutos extra en la mayor parte de los casos.

Fuente: EFE

Noticias Relacionadas

Comment