¿Prefiere billetes baratos o puntualidad?

Todo el que compre un billete en una de las aerolíneas de coste ultrabajo y tarifas baratas sabe que no hay que esperar maravillas. Pero en los últimos meses volar en líneas aéreas de ganga, como Spirit y Allegiant en Estados Unidos, con frecuencia ha significado vuelos retrasados o cancelados, dado que les cuesta desarrollar sus operaciones de forma fiable.

Todas tienen sus propios problemas que abordar, desde la crisis laboral de Spirit Airlines con sus pilotos hasta un intento de Allegiant Travel Co. de mejorar sus prácticas y políticas de mantenimiento de los aviones. Allegiant también reemplazó a algunos empleados en distintos aeropuertos esta primavera (boreal) por “rostros y sangre nuevos”, dijo Scott Sheldon, el máximo responsable operativo interino de la aerolínea.

Las tarifas bajas siguen llenando los aviones y las tres líneas aéreas de coste ultrabajo de Estados Unidos siguen siendo rentables. Pero el factor molestias ha sido para los viajeros tan real como lo son las facturas por combustible de avión para las aerolíneas.

“Pedimos sinceras disculpas a los clientes que se vieron afectados por los problemas en los vuelos durante el trimestre”, dijo el jueves Bob Fornaro, presidente y máximo responsable de Spirit, en una declaración que acompañó los últimos resultados de la aerolínea. El presidente de Allegiant Travel Co., John Redmond, dijo el miércoles a analistas: “Si se observan nuestras operaciones (en el segundo trimestre), se ve que no cubrimos nuestras expectativas en absoluto, y sin duda tampoco las de nuestros clientes”.

Una aerolínea de coste ultrabajo nunca tratará de ser tan puntual como una gran aerolínea tradicional. La puntualidad cuesta dinero. Delta Air Lines Inc., por ejemplo, ha gastado enormes sumas en los últimos años para liderar el sector en lo relativo a eliminar los retrasos. Las líneas aéreas de costo ultrabajo no pueden hacerlo sin poner en riesgo su modelo de negocio. La mayoría trata de establecerse en un punto medio: no tan puntual como para elevar los costes ni tan demorada que su reputación se vea afectada y genere una prolongada indignación de los clientes.

En Frontier Airlines Holdings Inc., que no cotiza en bolsa, “no pensamos necesariamente que sea efectivo en términos de costes terminar en el cuartil superior de puntualidad”, dijo el viernes en una entrevista Daniel Shurz, un vicepresidente sénior. Frontier se ubicó en mayo en el décimo puesto en los últimos datos federales sobre puntualidad, medida en los 12 meses anteriores.

Los 1.500 pilotos de Airbus de Spirit ganan alrededor del 60 por ciento del salario de sus compañeros en otras líneas aéreas, según su sindicato, la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas. La compañía y los pilotos siguen manteniendo reuniones con mediadores federales. La disputa laboral empezó a afectar a los clientes en abril, cuando la aerolínea dice que los pilotos comenzaron a negarse a tomar viajes abiertos en un intento por conseguir un nuevo contrato de trabajo.

Eso llevó a la cancelación de hasta 25 vuelos diarios debido a la escasez de pilotos, una cantidad que ha ascendido a alrededor de 800 y costado US$25 millones en el segundo trimestre. Más de la mitad de los casi 500 vuelos de Spirit se canceló en mayo en 5 por ciento o más de los días en que estaban programados.

Por: Bloomberg

Noticias Relacionadas

Comment