Los vuelos de larga distancia son más baratos con escalas que sin ellas: ¿mito o realidad?

A la hora de volar, el precio puede ser el principal condicionante que puede decantar qué tipo de trayecto escogen muchas personas, por encima de factores como la comodidad e incluso el tiempo.

No obstante, hay un porcentaje de viajeros que, dependiendo de la cantidad de dinero que puedan ahorrarse escogiendo una modalidad de vuelo u otra, prefieren sacrificar el confort y embarcarse en un viaje con una o varias escalas antes de llegar a su destino, todo ello bajo la creencia mitificada de que hacer escala ahorra unos cuantos billetes.

De esta forma, en una encuesta realizada por el metabuscador Skyscanner, el 34% de los pasajeros españoles valoran la posibilidad de viajar con escala si implica un menor desembolso. Un 50% de este sector afirma que sólo le importa el precio y que siempre trata de optar por la alternativa más económica; de la otra mitad, el 22% escoge un trayecto con escalas si le permite ahorrarse unos 50 euros, y el 20% si el precio por sacrificar la comodidad conlleva un ahorro mínimo de 100 euros.

Pero, ¿realmente los vuelos directos son más costosos que los indirectos? A pesar de ser la creencia más extendida, la realidad es muy diferente. De hecho, cada vez hay rutas directas más módicas que las propias rutas indirectas.

Partiendo desde Madrid, los pasajeros pueden encontrar vuelos directos hasta 200 euros más baratos que los disponibles con escalas, especialmente en destinos transatlánticos como Santiago de Chile o Bogotá. El ahorro en billetes directos desde El Prat también es evidente, aunque 100 euros inferior que en el caso de la capital, según información del metabuscador.

Este cambio de tendencia se debe, en gran medida, a la cada vez mayor proliferación de aerolíneas low cost que engrosan las ofertas de vuelos directos a precios muy competitivos. La entrada al mercado aéreo de compañías como Level, Norwegian o Evelop hacen que, en muchos casos, vuelos de larga distancia con escalas no resulten la mejor opción en términos económicos e, incluso, resulten más perniciosos para los bolsillos de los clientes.

La aparición de nuevas low cost y el auge de las ya existentes como Ryanair, ha permitido acortar las diferencias de precios y abaratar los billetes de los vuelos directos. Tanto es así que la propia existencia de trayectos transatlánticos con escala ha descendido dos puntos respecto a 2016 en el caso de Madrid, hasta situarse en el 16%, y un punto en los originarios de Barcelona, donde rondan el 11%.

Nueva York o Tel-Aviv: los más baratos con escala

A pesar del hecho de que cada vez sea más difícil encontrar rutas indirectas más económicas que las directas, hay destinos que si implican un ahorro relevante en la modalidad de vuelo con escala, según Skyscanner.

En este sentido, viajar de manera indirecta a Nueva York desde el aeropuerto de Madrid, puede conllevar una reserva de hasta 524 euros, es decir, hasta un 54% más barato que con el desplazamiento directo.

De la misma forma, volar a Tel-Aviv o Buenos Aires, supondría un ahorro de hasta 182 y 100 euros respectivamente si los viajeros deciden incrementar las horas de vuelo a favor de reducir el desembolso por los billetes.

Por: Ana Belén Ramos – El Mundo

Noticias Relacionadas

Comment