Con 500 pilotos, Avianca comienza a restablecer operación.

Al cumplirse este domingo las 72 horas señaladas en el documento con el que se selló el jueves al filo de la medianoche el fin de la huelga de pilotos de Avianca afiliados a Acdac, la aerolínea precisó la forma en que se dará la normalización de las actividades, luego de un cese cuyos costos estimados iniciales pasarían del billón de pesos, publicó el diario El Tiempo.

Para ello, la compañía le indicó que, cumpliendo los protocolos de seguridad establecidos por la empresa y la industria aérea, el primer paso es la convocatoria, desde este lunes, de cerca de 500 pilotos y copilotos a la primera jornada de reincorporación, que se dará de forma simultánea en Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, las ciudades en las que se concentra la mayoría de la operación nacional.

Dicho encuentro estará dirigido por expertos en materia laboral y en factores humanos en aviación, quienes darán a los pilotos las indicaciones para un retorno seguro a la operación. “El proceso incluye una evaluación psico-social y de competencias no técnicas a través de herramientas de fisiología de vuelo”, explicó la compañía.

Esto quiere decir que la normalización plena podría tardar más de un mes, ya que más de 40 aviones que, según fuentes conocedoras del conflicto y de la operación, se mantuvieron parqueados no saldrán de inmediato, aunque el plan de contingencia, usando aeronaves más grandes, permitió ir subiendo el número de pasajeros transportados.

Y es que según confirmó Avianca este domingo, los aspectos centrales del plan de reincorporación tienen que ver con las licencias operativas y con el recobro de la autonomía de vuelo de los aviadores.

En cuanto al primer tema, se hará una evaluación técnica y de reactivación de licencias operacionales. En esta fase, los pilotos que en los últimos 90 días han efectuado tres despegues y tres aterrizajes, y tienen escuela de tierra y simuladores vigentes, pueden volver a la línea cuando la Dirección de Operaciones de Vuelo lo determine.

Pero los que hayan cumplido el número de maniobras de despegue y llegadas, pero tienen vencidos la escuela de tierra o el simulador, deberán entrenarse antes de regresar. Entre tanto, los que no han piloteado aviones en más de tres meses, pero tienen esta capacitación al día, podrán volver cuando realicen el programa de recobro de autonomía establecido en el manual de entrenamiento de vuelo.

La aerolínea explicó que este programa para el recobro de autonomía de vuelo incluye la escuela de tierra presencial, taller ‘e-learning’, una sesión de cuatro horas en el simulador y 20 horas de chequeo de rutas, como mínimo.

Adicionalmente, el regreso se toma su tiempo porque los pilotos y copilotos deberán realizar un taller dirigido por el área de factores humanos de Avianca, con temas de actualización para el regreso a sus labores.

Funcionarios de esta área dicen que el regreso a las labores habituales no tiene un final, pues se trata de una campaña que se va a realizar de manera continua, para mejorar la calidad en el servicio luego del duro golpe durante los días del paro. “No puedo decir que en diciembre o en enero estarán listos; eso es un tema más operacional. Vamos a trabajar para que los lazos organizacionales tengan más fuerza y podamos reponernos”, dijo una experta de esta área.

Todos pierden

Los costos para la economía, cuyo monto total es complejo de calcular, se seguirán sintiendo, ya que el restablecimiento pleno de las operaciones será muy gradual, pues según expertos, por lo menos entre una y dos semanas tomaría reactivar las frecuencias, debido a la complejidad del tema.

Sin embargo, con las cifras conocidas según las informaciones de Avianca y de otros gremios, se calcula que el costo para el país pasaría del billón de pesos.

A la compañía le habría implicado una reducción de alrededor de 300.000 millones en sus ventas, y las pérdidas, según cálculos de analistas del Grupo Bancolombia, llegarían a 76 millones de dólares, es decir, 1,5 millones de dólares al día.

A esto se suman los 180.000 millones de pesos del combustible no comprado en las más de siete semanas del cese, cifra que sale de analizar que en el segundo trimestre Avianca Holdings consumió 5 millones de dólares diarios en este producto, según su balance financiero. Por su parte, los sectores hotelero y de agencias de viajes estiman que la huelga los habría impactado en 163.000 millones de pesos.

Los industriales aún no tienen un cálculo más acertado, pues del transporte aéreo dependen cientos de empresas, ya que esta industria le compra el 37,9 por ciento al renglón de refinación de petróleo, el 15,9 por ciento a los servicios complementarios y auxiliares de transporte y el 4,5 por ciento a empresas de comidas y bebidas, entre otros.

“Perdió la compañía, perdieron los pilotos y sus familias; perdió el país, la industria, el comercio, el turismo, la industria de convenciones y las familias colombianas”, dijo Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi).

Fuerte impacto a la operación de la empresa durante octubre
En materia operacional, las cifras de la empresa, reveladas el viernes, muestran con certeza la magnitud del impacto que recibió Avianca por el hecho de tener quieta a la mitad de sus pilotos y copilotos.

En octubre, según reveló la empresa, salieron de oferta 606.300 sillas, de las cuales 305.951 correspondieron a los mercados locales de Colombia, Perú y Ecuador, mientras la compañía redujo en 494.515 el número de pasajeros pagos, un indicador clave, pues se relaciona con la cantidad de pasajeros que generan ingresos. El mayor impacto se sintió en la operación local de Colombia, Perú y Ecuador, cuya reducción fue del 32 por ciento.

Además, en este periodo, Avianca Holdings dejó de transportar la cuarta parte de los viajeros que movilizó en octubre del 2016, ya que el número pasó de 2,54 millones de pasajeros a 1,9 millones.

La situación se evidenció un una moderación de la operación acumulada, ya que entre enero y octubre del 2017, las aerolíneas de la ‘holding’ movilizaron 24,75 millones de pasajeros, para un crecimiento del 1,6 por ciento anual.

Por ello, y teniendo en cuenta que la activación de los itinerarios se dará de forma paulatina, mientras se logra el restablecimiento pleno de la operación, Avianca decidió continuar operando con aeronaves de mayor capacidad en rutas de alto tráfico, optimizando los recursos y las tripulaciones disponibles para atender los vuelos de mayor demanda.

En este sentido, y en línea con las medidas de mitigación incluidas en el plan de contingencia, Avianca Colombia mantiene activa la contratación de operadores extranjeros para el servicio en algunas rutas transatlánticas.

Asimismo, continúa vigente la operación de algunos vuelos internacionales a puntos en las Américas a través de las aerolíneas de Avianca Holdings, las cuales seguirán prestando apoyo en itinerarios seleccionados hasta que la operación se restablezca en su totalidad.

Y, como parte del plan de reactivación de equipos, la aerolínea dio marcha a los procesos de revisión, así como de aseo e higiene de la flota que permaneció en tierra durante los días del cese de actividades, y que serán incorporados a la operación de acuerdo con la activación de los itinerarios.

Incluso, en la huelga, la compañía cumplió con los tiempos de asignación, descanso y vacaciones de las tripulaciones activas.

Noticias Relacionadas

Comment