El ‘big data’ puede ahorrar millones a los aeropuertos.

Por los aeropuertos de todo el mundo pasan a diario millones de personas. El año pasado, sólo por los aeropuertos de Aena en España transitaron 230 millones de pasajeros. Esa información tiene un gran valor, que puede extraerse gracias a las nuevas tecnologías.

Los datos que proporcionan los pasajeros, las aerolíneas y hasta el equipaje facturado es la clave para planificar de forma eficaz la capacidad de servicio aeroportuario, la distribución de recursos y las necesidades de personal. Indirectamente, esa información repercute en una mejor experiencia por parte de los pasajeros. Vuelos retrasados, equipajes perdidos, largas colas para facturar y para pasar el control de pasaportes… Todo eso pronto será cosa del pasado.

Aeropuertos como los de Sídney, London Gatwick, London Heathrow, Dubái o Dublín ya hacen uso del big data. En el caso de la capital irlandesa, por ejemplo, se han centrado en mejorar la calidad del tiempo que los pasajeros pasan en el aeropuerto. Para los viajeros en tránsito, han creado una app llamada Dub Hub, que funciona como un Google Maps para ayudarles a moverse por el edificio. También ofrece la posibilidad de alquilar vehículos, salas o servicios VIP desde el teléfono.

La Unión Europea, en el marco del programa de apoyo a la I+D Horizonte 2020, ha puesto en marcha el proyecto Transforming Transport, que lidera la multinacional española Indra y en el que participan un total de 47 partners. Dentro de este proyecto hay una iniciativa específica para la gestión inteligente de los flujos de pasajeros, que arrancó hace seis meses. Según Indra, los ahorros potenciales son de doble dígito.

Bruselas calcula que mejorar en un 10% la eficiencia del transporte en el continente recortaría costes por valor de 100.000 millones de euros al año .

Atenas, campo de pruebas europeo

Indra lidera la iniciativa ‘Smart Passenger Flow Pilot’, enmarcada dentro del proyecto europeo ‘Transforming Transport’ y que se está llevando a cabo en el aeropuerto internacional de Atenas. Se trata de un proyecto piloto innovador que integra información del propio aeropuerto de Atenas y de Aegean (la principal aerolínea griega). Esa información, previamente anonimizada, ayuda a categorizar a los pasajeros y a predecir, por ejemplo, cuándo una persona no va a llegar a tiempo a su avión, de modo que la tripulación del vuelo pueda empezar a buscar su equipaje facturado antes, evitando así perder el ‘slot’. Y conociendo con cuánta antelación acuden los viajeros al aeropuerto, resulta sencillo también dimensionar el personal necesario en los mostradores o la zona de seguridad. “Sabemos si los pasajeros están en tránsito o ése es su destino final, si viajan en turista o en clase ‘business’, el número de maletas que facturaron, si hicieron el ‘check in’ online o en los mostradores del aeropuerto, cuándo han pasado por el área de seguridad… Con todos estos datos podemos definir patrones de comportamiento”, explica Juan Francisco García López, responsable de Innovación y Estrategia en Aeropuertos en Indra. Se han dado cuenta, por ejemplo, de que los pasajeros se comportan de distinta manera en función de la hora del día y del destino. En una segunda fase, incorporarán información de las tiendas del aeropuerto, que permita establecer qué categorías de clientes compran, cuáles no, qué productos les interesan, etcétera. Este conocimiento ayudaría a los comercios a detectar nuevos nichos de negocio.

Barajas y El Prat

Seeketing es la tecnología que se usa en la T4 del aeropuerto de Barajas y la T1 de El Prat. Permite conocer cómo se mueven los pasajeros -de forma anónima- por el aeródromo: si visitan el ‘duty free’ o la sala VIP, adónde van después, si cogen el metro o alquilan un coche… En una segunda fase, si los usuarios se conectan a la WiFi del aeropuerto, se les podría enviar mensajes con información relevante. Seeketing rastrea las señales de móviles y es capaz de cruzarlas con su identidad digital, si el usuario está registrado.

Heathrow

El aeropuerto londinense de Heathrow combina la información de vuelo con los datos de ventas de las tiendas, con el fin de ofrecerles una oportunidad de mejorar su servicio al cliente e incrementar sus ingresos. Y gracias al ‘big data’, Heathrow ha conseguido que Vietnam Airlines se traslade desde el aeropuerto de Gatwick. Heathrow emplea un sistema online llamado ACM que permite estimar el impacto que tendrían posibles cambios en el tráfico aéreo, la infraestructura, el clima u otros factores.

Por: Elena Arrieta – Expansión

Noticias Relacionadas

Comment