Inspecciones encubiertas revelan fallos en detectar armas en aeropuertos de EEUU.

Pruebas encubiertas revelaron que los inspectores de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) no detectaron una gran cantidad de armas, y el presidente de un comité del Congreso calificó los hallazgos de “inquietantes”.

Los miembros del Comité sobre Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes recibieron detalles sobre las vulnerabilidades de seguridad enviados por la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Seguridad Nacional y del administrador de la TSA en un informe confidencial el miércoles.

“Francamente, creo que hablo en nombre de todos nosotros cuando digo que nos pareció inquietante ese informe”, dijo el presidente del Comité, Michael McCaul, republicano por Texas, en una audiencia posterior a la sesión informativa.

La tasa de fallos en detectar armas no fue revelada en la reunión pública, pero fuentes del Congreso y del gobierno con conocimiento del informe dijeron que era alta.

“Tomamos las conclusiones de la OIG muy en serio y estamos implementando medidas que mejorarán la eficacia de la detección en los puntos de control”, dijo el administrador de la TSA, David Pekoske, en un comunicado.

“Estamos enfocados en adelantarnos a una amenaza dinámica a la aviación con inversiones continuas en la fuerza de trabajo, procedimientos mejorados y nuevas tecnologías”, agregó Pekoske, quien acaba de jurar su cargo en agosto.

La TSA dijo en la declaración que la sesión clasificada era “para discutir los resultados de las pruebas encubiertas más recientes de la OIG en los puntos de control de seguridad del aeropuerto”.

En 2015, el entonces jefe en funciones de la TSA, Melvin Carraway, fue reasignado luego de que una investigación interna del Departamento de Seguridad Interna descubriera fallos en los procedimientos de revisión de pasajeros y equipajes en docenas de los aeropuertos más concurridos del país.

Los agentes de la TSA no detectaron el 95 por ciento de los artículos de prueba en esa investigación. Las infracciones permitieron a los investigadores encubiertos contrabandear armas, falsos explosivos y otros objetos a través de numerosos puestos de control.

La reunión informativa y la audiencia del comité el miércoles se produjeron nueve días después de un ataque terrorista en la ciudad de Nueva York en el que un camión atropelló y mató a ocho personas. El sospechoso supuestamente dijo a los investigadores que estaba motivado por videos del grupo terrorista Estado Islámico.

McCaul calificó al sector de la aviación estadounidense como la “joya de la corona de los objetivos terroristas” y dijo: “Los enemigos de Estados Unidos solo tienen que acertar una vez, mientras que nosotros tenemos que acertar el 100 por ciento.”

Pekoske dijo a los miembros del Congreso que la agencia está creando prototipos de dos sistemas de tomografía computarizada (CT) en los puestos de control en este momento -los dispositivos ya se usan para las maletas – que podrían proporcionar a los inspectores una mayor capacidad para identificar sustancias sospechosas. Dijo que representarían una “mejora significativa” sobre los dispositivos actualmente utilizados en los puestos de control.

Los dispositivos se han utilizado para maletas pero no para puntos de control porque hasta hace poco eran demasiado grandes y pesados , explicó Pekoske. Los sistemas prototipos están en prueba en Phoenix y Boston.

Pekoske dijo que “invertir en la tecnología de CT requiere fondos por encima de los que tiene actualmente la TSA”, pero la agencia no estaba en la ruta hacia el desarrollo de CT en los puntos de control cuando se presentó el presupuesto, por lo que no se revisó el programa para la inversión.

El demócrata William Keating, miembro del comité, señaló que $ 1.280 millones se cobrarán al público a través de recargos y serán destinados a la reducción del déficit de la agencia.

“Ciertamente, una inversión adicional haría más seguros a los viajeros, ya sean estadounidenses o personas que visiten nuestro país”, dijo Pekoske.

Pekoske también reconoció que la pobre moral en la TSA sigue siendo un desafío. El miembro del comité Bennie Thompson, demócrata por Mississippi, dijo en la audiencia que la TSA “ha luchado constantemente con baja moral en la fuerza de trabajo, clasificando en el puesto 303 de 305 agencias gubernamentales en 2016”.

Fuente: Telemundo

Noticias Relacionadas

Comment