La huelga de trabajadores de controles de seguridad de Madrid-Barajas sigue en pie para navidades.

“Es la misma propuesta que hizo la empresa cuando se paralizó la huelga del pasado 14 de julio, y que ya no cumplieron”. Así de clara tiene su posición el comité de los trabajadores de los controles de seguridad del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas y así han votado en consecuencia.

La oferta presentada por Prosegur, concesionaria del servicio en el aeropuerto madrileño, no les convence. De los 331 vigilantes que participaron, 309 votaron si a la huelga, 16 no, 4 lo hicieron en blanco y 2 nulos. Por su parte, intervinieron 103 auxiliares, de los cuales 98 votaron si, 2 no y 3 en blanco. Es una “trampa”, afirman desde el sindicato Autónomo de Trabajadores de Empresas de Seguridad (Ates), porque la subida de los pluses propuesta quedaría absorbida por los pluses que ya se están cobrando.

En relación a la peligrosidad de los escáneres, la oferta actual, afirman, supone dividir lo que algunos perciben actualmente entre las tres personas que rotan en los puestos vecinos a la maquinaria potencialmente radiactiva. “Queremos un plus de escáner íntegro para todos”, dice Ates, que además, considera que “Prosegur ya no tiene credibilidad para los trabajadores”.

Así las cosas, el puente de diciembre será tranquilo en el aeropuerto madrileño, después de que los vigilantes de los controles suspendieran sus paros parciales para estudiar la oferta de la empresa. Pero descartada, si nada lo remedia antes, a partir del 22 de diciembre, las navidades podrían llenar de colas sus controles de pasajeros y equipajes de mano.

La propuesta de la empresa sólo beneficiaría realmente al 50% de los trabajadores de los controles de Barajas. Concretamente a los que son de reciente incorporación, “los que han entrado en el último año”, explica un miembro del sindicato. “Según nuestros cálculos, no supone ningún tipo de mejora para el 20% y a penas 70 euros más al mes para el 30%”.

La razón es que la oferta se hace en virtud del cumplimiento del acuerdo firmado la pasada semana entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal, “pero este es un acuerdo global y no es proporcional para el tráfico de pasajeros que tiene Barajas”, señala.

El salario base del personal de los controles en los aeropuertos es el mismo que el de otro vigilante de seguridad, “que el de un almacén, por ejemplo”, explica un miembro de Ates. “Queremos una diferenciación como vigilantes aeroportuarios”. Su sueldo parte 980 euros y se completa con pluses de transporte vestuario y uno de peligrosidad que califican de “irrisorios 18 euros, máxime estando España en alerta 4 de seguridad”.

Por: Silvia Fernández – El Mundo

Foto: Olmo Calvo

Noticias Relacionadas

Comment