Rusia investiga grave incidente con un Boeing 737-500 de UTair.

Las autoridades de aviación rusa confirmaron que están investigando un grave incidente ocurrido con un Boeing 737-500 de la aerolínea UTair, durante la aproximación final al Aeropuerto Internacional Vnukovo en Moscú el pasado 13 de octubre. En este incidente, una repentina inclinación de la nariz de la aeronave resultó en pérdida de velocidad y sustentación, llevando a una pérdida del control del avión, que sólo fue recuperado a 350 metros del terreno.

Desde el día del incidente, las autoridades de aviación del país se negaban a realizar comentarios al respecto. Sólo en este jueves 2 de noviembre, Rosaviatsia confirmó el incidente – clasificado como grave- y divulgó más detalles de lo ocurrido.

De acuerdo con la agencia, basado en las lecturas de los grabadores de datos del avión, el Boeing 737 realizaba su aproximación de forma estándar, interceptando el localizador y el glideslope de la pista 06 del Aeropuerto Vnukovo a las 09:17 con el autopiloto y el autothrottle activos. En el momento en que la aeronave interceptó el glideslope, la tripulación configuró los flaps de la aeronave a 30º, el autopiloto fue desconectado y el autothrottle continuó conectado, elevando la potencia de los motores al 95% de su potencia, lo que hizo que la aeronave elevara la nariz como resultado del aumento de velocidad. En ese momento, la tripulación intentó corregir la inclinación de la aeronave, empujando la columna del yoke hacia adelante y tratando de reducir la potencia de los motores, sin embargo, aún con el autothrottle conectado.

La potencia de los motores empezó a reducir pero, de forma subida en cuestión de segundo, volvieron a su máxima potencia y la nariz de la aeronave se elevó de forma abrupta a 45º, reduciendo la velocidad del avión por debajo de 100 nudos (cuando la velocidad mínima recomendada es de 114 nudos), provocando la pérdida de sustentación y el control de la aeronave. El avión giró a la izquierda y luego a la derecha en un ángulo de curva (bank angle) de 95º, en lo que se conoce como una situación espacial compleja.

Ágilmente, la tripulación continuó empujando los controles de vuelo hacia adelante, en un intento de bajar la nariz del avión, recuperar velocidad y la sustentación. consiguiendo bajar la nariz a 750 metros del terreno y recuperando el control total de la aeronave a 350 metros del terreno.

El 737 regresó a una altitud segura, donde la tripulación inició una nueva aproximación y aterrizó sin mayores incidentes cerca de dieciocho minutos más tarde. Después del incidente, la aeronave permaneció en tierra por once días.

Además de la Rosaviatsia, quien calificó el incidente como grave e informó que está investigando lo ocurrido, la Comité Interestatal de Aviación (MAK) está analizando si este incidente puede tener alguna relación con accidentes fatales ocurridos de forma similar en Rusia con aeronaves de la familia Boeing 737 (en su mayoría de la versión -500), como en los casos de los vuelos Aeroflot 821, Tatarstan Airlines 363 y Flydubai 981, respectivamente ocurridos en 2008, 2013 y 2016.

Por: Erick Cerqueira – Transponder 1200

Noticias Relacionadas

Comment