Volar es una experiencia aterradora para algunas personas, incluso cuando las condiciones meteorológicas son absolutamente perfectas. Pero si en invierno cae una tormenta de nieve, hasta los pasajeros más tranquilos pueden ponerse nerviosos. La pregunta es: ¿deberíamos preocuparnos más…