INAC: Aeropuertos Venezolanos en emergencia.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Los terminales de Maiquetía, Maracaibo, Barcelona y Porlamar han tenido problemas con la electricidad y las luces de balizaje, que obligaron a cancelar las operaciones. “Estamos a las puertas de que nos bajen otra vez de categoría si estas situaciones continúan”, dijo Enrique Martín, representante de la Organización Rescate Humboldt, al referirse a las normas de la Administración de Aviación Federal de Estados Unidos. 

Los robos de cables y las bajas de energía dañan los equipos de radioayuda, que no pueden ser reparados debido a las dificultades para obtener divisas.
Todos los meses, el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil notifica a los controladores aeroportuarios y a las líneas comerciales que en determinadas horas del día lanzarán cohetones en las cabeceras de pista del aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía.
No se trata de una celebración, sino de la única manera que han encontrado para espantar a los zamuros que permanentemente rondan en torno a los terminales aéreos, y que ponen en riesgo la operación de los aviones en el principal aeropuerto del país.
Estas aves han sido la principal causa de derribamiento de jets militares en Venezuela. Están allí pues alrededor de los aeropuertos, como el de Maiquetía, se han formado vertederos de basura, en contravención a las normas de seguridad emitidas por la Organización de Aviación Civil Internacional.
Este es apenas uno de los factores que generan riesgos en una actividad donde pequeños detalles pueden significar la diferencia entre la normalidad y una tragedia.
Las estadísticas de la Organización Rescate Humboldt indican que en 2011 el número de incidentes aéreos se ha incrementado en 10% con respecto al año anterior. Sólo en septiembre fueron registrados 33 casos. Estas situaciones obedecen a múltiples factores, entre ellos a problemas con la infraestructura aeroportuaria, que se traducen en un desmejoramiento de las condiciones de seguridad.
“Estamos en las puertas de que nos bajen otra vez de categoría si estas situaciones se prolongan”, advirtió el representante de la referida organización Enrique Martín.
El experto aludió a la decisión tomada en 1995 por la Administración de Aviación Federal de EEUU (FAA, por sus siglas en inglés), en virtud a las deficiencias que se detectaron en ese momento en cuanto a los servicios de control aéreo y de rescate y salvamento.
Luego de una evaluación a sus sistemas de seguridad en navegación aérea, en abril de 2006 el despacho estadounidense colocó al país de nuevo en categoría uno. Pero en los últimos meses, la operatividad de los aeropuertos se ha visto afectada por factores como las fallas en el servicio eléctrico y el hurto de piezas y cableados.
Estos hechos generalmente no son advertidos por los pasajeros, pero sí son notificados por el Inac a los operadores de cada terminal. El experto en Derecho Aéreo, Luis Enrique Vargas, señala que las altas y bajas en el servicio eléctrico pudieron ocasionar la falla en el sistema VOR que obligó a cesar operaciones durante dos horas en el aeropuerto Santiago Mariño de Porlamar, el sábado.
Vargas también ha tenido información sobre el hurto de cableados y de luces de aproximación y balizaje en los aeropuertos de Barquisimeto y Barinas. En Tumeremo hurtaron aparatos de aire acondicionado, y el consecuente calor dañó equipos de radioayuda.

Policía especializada:
Martín saludó la conformación de mesas de trabajo en el Ministerio de Transporte y Comunicaciones para atender el problema de la seguridad en la navegación aérea.
Indicó que tanto el hurto como los daños ocasionados por los apagones en los aeropuertos no han podido ser afrontados con celeridad debido a que Cadivi tampoco otorga oportunamente los dólares para hacer las reposiciones.
Dijo que en los equipos convocados por el ministro Francisco Garcés también deben participar representantes del Seniat y de la referida comisión, así como de la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo.
Vargas indica que la situación planteada en la actualidad obliga al Estado a hacer una planificación de largo plazo para el sistema de transporte aéreo. Explicó que en ella deben contemplarse no sólo los aspectos de seguridad en la navegación aérea sino también de la protección de las infraestructuras.
Actualmente, la vigilancia de la mayoría de los terminales está asignada a efectivos de la Guardia Nacional y a equipos especiales constituidos en cada instalación.
Pero esa es una de las competencias asignadas a la Policía Nacional. Martín señala que la dirección de esa institución debería iniciar el proceso de formación de los oficiales que posteriormente constituirán las brigadas de cada aeropuerto.

“La seguridad aeroportuaria no sólo consiste en impedir los robos de equipos sino también en prevenir las condiciones que han ocasionado malos ratos para los pasajeros”, indicó.

Pistas deterioradas:
Las notificaciones de la Coordinación de Información Aeronáutica de INAC (Notam) de los últimos meses indican las condiciones de algunos aeropuertos del país: *Durante ocho meses estuvo cerrada una pista en Puerto Ordaz, debido al levantamiento de la capa asfáltica.
*En Acarigua hay un hueco de 7 metros de longitud y 7 centímetros de profundidad a 250 metros del umbral de la pista 5.
*En Maracaibo, el servicio de radar primario está fuera de servicio.
*En Maturín se suspendió uno de los expendios de combustible debido al levantamiento de la capa asfáltica.
*En Canaima se emitió un llamado de alerta debido a las múltiples grietas de la pista. El faro está fuera de servicio.
*En Ciudad Bolívar, el anemómetro está fuera de servicio.
Fuente: http://www.reportero24.com