Europa propone medidas para acabar con las demoras en aeropuertos.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

En 2030 la mitad de los pasajeros va a sufrir demoras en sus desplazamientos por vía aérea dentro de la Unión Europea de no actuar de inmediato. Siim Kallas, comisario europeo de Transportes se ha mostrado así de duro en la presentación de un paquete de medidas que propone la Comisión Europea con el fin de mejorar el funcionamiento de los aeropuertos comunitarios. 

Estas iniciativas persiguen, además, incrementar la capacidad de las terminales, reduciendo los retrasos y elevando la calidad de los servicios ofrecidos a los pasajeros. 
 
Para Kallas, ’si no hacemos nada, diecinueve de nuestros principales aeropuertos estarán saturados de aquí al 2030, lo que supondrá retrasos para el 50 % de los pasajeros y de todos los vuelos de mercancías’, que vuelen en la Unión Europea.
 
La Comisión pretende actuar con tres proposiciones legislativas, dirigidas a la gestión de las franjas horarias de aterrizaje y despegue, la asistencia en tierra para pasajeros y personal de las aerolíneas y el ruido de los aeropuertos. 
 
La Comisión Europea actuará para que las aerolíneas puedan comercializar sus derechos de vuelo, estando obligadas a usar al menos el 85% de sus ‘slots’ -permisos de aterrizaje y despegue-, frente al 80% que marca la norma actual. En caso contrario perderán estos derechos. 
 
Para el comisario, ’el sistema actual de asignación de franjas aéreas es poco eficiente, poco flexible como para poder responder a unos cielos cada vez más saturados’.
 
Con la finalidad de mejorar la calidad del servicio, se prevé actuar desde la facturación del equipaje hasta la limpieza de los aviones. Refiriéndose a este último aspecto, tres de cada cuatro retrasos se refieren a problemas en tierra y no en el aire. 
 
Ahora la Comisión pretende que los aeropuertos asuman la responsabilidad de coordinar los servicios de asistencia en tierra en sus instalaciones. Incluso, deja en el aire la posibilidad de imponer unas normas de calidad mínimas de obligado cumplimiento para el personal de los servicios. 
 
Por lo que se refiere a su tramitación, el paquete propuesto por la Comisión deberá recibir el visto bueno del Parlamento y del Consejo, que reúne a los países comunitarios, antes de su adopción.
 
Fuente: http://www.expreso.info