Usuarios se quejan del mal servicio en aeropuerto de Barcelona en Venezuela.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

El funcionamiento del aeropuerto de Barcelona, «José Antonio
Anzoátegui»  va cada día, de mal en peor, según se quejaron algunos
usuarios y  destacaron que cuando estaba regionalizado, las cosas
marchaban mejor, pues de un vetusto terminal aéreo fue convertido por la
administración de Tarek William Saab, en una instalación moderna.

 

Fue una opinión de Carlos Mejías, quien cada cierto tiempo utiliza, por
cuestiones de trabajo este aeropuerto.  Narró que hay  espacios que se
están deteriorando, como una pared de la Sala Simón Bolívar y se imagina
que están esperando que los recursos provengan de Caracas para poder
acometer lo que ya se ha descompuesto.  «Es una lástima que se deje
perder una inversión que se hizo sólo por desidia», expresó con
preocupación el viajero.

Pero es que además el mantenimiento en la limpieza ha decaído
considerablemente, a juicio de Luisa Ramos, también viajera, quien
comentó que los sanitarios dejan mala impresión por la falta de papel
higiénico y la suciedad.

«Las pocetas no lucen relucientes como antes, y las cestas de papeles
generalmente están llenas, sin que la gente que se debe ocupar de
vaciarlas constantemente, lo haga», expuso Angelina Montes, quien
compraba un boleto para un familiar.

Lamentó que después que se hablara bien del avance  en la modernización
de la terminal aérea, ahora, haya quejas de este tipo, cuando en
realidad, es la primera imagen que captan quienes entran al estado por
este lado regional.

Pero María Flores sí exigió que se cumplan las normas sanitarias, por
cuanto cada viajero paga una tasa bien alta y por eso se debe prestar un
buen servicio, similares a los mejores terminales del mundo, si es que
se quiere salir de subdesarrollo, indicó la dama.

Las escaleras y algunos pasamanos  presentan algunos desperfectos que
requieren mantenimiento y todos coincidieron en que el nivel central
debe estar más atento al cuido de cada aeropuerto, para que no suceda lo
que ocurrió con las vías terrestres nacionales, que todas están
destruidas, manifestaron Carlos Sifontes y José Guanipa, en el
restaurante.

Hay pasillos con pocos bombillos  y según dijeron algunos pasajeros
habían escuchado que ni los bomberos tenían la espuma para sofocar
incendios.

Algunos representantes de las líneas aéreas se negaron a hablar y en el
aeropuerto se informó que no había la persona autorizada para atender a
la prensa. No obstante, queda la queja de varios usuarios inconformes
con la gestión actual.

Fuente: http://www.eluniversal.com