Aeroméxico va a la Bolsa para renovar su flota.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado



Aeroméxico colocó en el mercado bursátil mexicano un bono por hasta 1,500 millones de pesos, recursos que utilizará para renovar su flota y con ello, competir con las líneas de bajo costo, anticiparon analistas.

La compañía informó que concluyó el cierre de libro de la reapertura de la emisión original de Certificados Bursátiles Fiduciarios (CEBURES) en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) que realizó en diciembre de 2013.
Esta primera reapertura, por un monto adicional de 1,500 millones de pesos, se concretó al amparo del programa de CEBURES por hasta 5,000 millones de pesos que se respaldarán con flujos fideicomitidos provenientes de ventas de tarjeta de crédito en oficinas propias y agencias de viaje en la república mexicana.
Los CEBURES adicionales tienen un plazo restante a vencimiento de 4.6 años y generan un rendimiento al vencimiento de TIIE + 180 puntos base. Las posturas de compra de los inversionistas fue por aproximadamente 3.5 veces el monto de la oferta.
Valeria Romo, especialista de Monex, consideró que el capital que se obtenga por la emisión se podría destinar a la ampliación de su flota y para hacer crecer a la empresa.
La operación será positiva para la aerolínea, sobre todo porque en los últimos meses adoptó una estrategia más “agresiva” de precios bajos, dijo Romo.
“Creemos que para la compañía, el negocio de la guerra de tarifas le resultó más rentable y por ello se prevé una mayor competencia con Volaris e Interjet”.
Juan Elizalde, analista de BX+, coincidió en que los recursos de la colocación del bono se utilizarán a comprar más aeronaves, sustituir algunos pasivos, así como para capital de trabajo.
En abril pasado, Aeroméxico transportó a un millón 355,000 pasajeros, lo que representó un aumento de 16.7% respecto al mismo periodo de 2013, según cifras de la empresa que envió a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).
La demanda de medida en pasajeros-kilómetro se incrementó 23.8% respecto a abril de 2013, mientras que el factor de ocupación se ubicó en 79.8%, que es un alza de 6.6 puntos porcentuales en relación con el mismo mes.
La flota actual del grupo sumó al cierre de abril pasado, más de 115 aviones Boeing, Embraer y 190 de última generación. En 2012, la compañía anunció un plan de inversión que incluye la compra de100 aviones, de éstos 90 equipos son Boeing y 10 Dreamliner.
Valeria Romo destacó que en lo que va de 2014, si bien Aeroméxico no es una línea de precios bajos sí buscará competir más en ese nivel.
La especialista del sector aeropuertos comentó que el ramo aeronáutico es de los más defensivos y las empresas en su conjunto, apuestan a una reactivación de la economía en la segunda mitad del año y eso junto con la creación de nuevas rutas beneficiará a la compañía y la hará una de las más atractivos.
Consideró que si bien los fundamentales de la empresa son positivos, “el sindicato es uno de los temas que puede detener su crecimiento, ya que tiene una estructura fuerte y a veces, hasta condicionante”.
EL COMPORTAMIENTO DE LA ACCIÓN
Juan Elizalde destacó que Aeroméxico es la compañía de aviación mejor colocada y se prevén buenas perspectivas para la empresa sobre todo porque se aproxima el periodo vacacional y la mayor afluencia de pasajeros por el mundial.
Sin embargo y a pesar de la solidez de la empresa, no está en la lista de las “favoritas” de los analistas para recomendaciones de compra.
En lo que va del año, los títulos de Aeroméxico reportaron un crecimiento en su precio de 21.2%, cifra superior a la de Volaris que observa una disminución de más de 40 por ciento.
Explicó que el desempeño de las acciones de Aeroméxico si bien no son negativas “si son muy limitadas”.
Los títulos de Aeroméxico registraron un precio mínimo de 21.76 pesos y un máximo de 22.18 pesos. En 2013, se intercambiaron en un máximo de 19.40 pesos y un mínimo de 15.91 pesos.
Juan Elizalde explicó que para que la acción de Aeroméxico se considere dentro de las favoritas tiene que tener un rendimiento superior al del IPyC, que es de 12% “y ofrecen un rendimiento todavía muy menor”.