Aeropuertos de Brasil pasarán la prueba del Mundial, según calificadora Fitch.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Los aeropuertos brasileños podrán lidiar con el gran tráfico de pasajeros entre las 12 sedes de la Copa aunque varios de ellos aún tienen sus obras atrasadas para el Mundial, dijo este lunes la agencia de calificación Fitch.
Durante el evento que se realizará entre el 12 de junio y el 13 de julio, los aeropuertos brasileños recibirán a unos 3,7 millones de pasajeros, de los cuales 600.000 serán turistas extranjeros.
Los aeropuertos con mayor flujo de pasajeros serán los de Rio de Janeiro y Sao Paulo, donde tendrán lugar la final y el partido inaugural de la Copa, con unos 544.000 y 390.000 visitantes respectivamente.
«Debido a que la red ferroviaria de Brasil es limitada, la infraestructura aeroportuaria será crucial», señaló Fitch
Citando a la administradora estatal de aeropuertos Infraero, recordó que unos 5.600 millones de reales (unos 2.500 millones de dólares) se invirtieron en mejorar la infraestructura aeroportuaria, sobre todo en las terminales de pasajeros, las pistas de aterrizaje o las plataformas para los aviones.
Diez de los aeropuertos que sirven a ciudades sede de la Copa están controlados por Infraero. Entre ellos, los de Cuiabá (centro oeste), Fortaleza (noreste) y Belo Horizonte (sudeste) «tienen el mayor riesgo de atraso en terminar las obras para el Mundial», alertó Fitch.
El de Fortaleza, señaló Fitch, enfrenta una situación crítica y tendrá que operar con estructuras temporarias.
Los aeropuertos de Brasilia (centro) y Sao Paulo (sudeste) están bajo concesión privada y aún en obras tras inversiones por unos 1.800 millones de dólares.
La presidenta Dilma Rousseff, que buscará la reelección en los comicios de octubre, insistió nuevamente este lunes en que los aeropuertos remodelados serán «un legado» del Mundial para Brasil.
La mandataria garantizó además que los aeropuertos «están preparados para la Copa del Mundo», en declaraciones emitidas durante su programa radial semanal Café con la Presidenta.
Rousseff participará este martes de la inauguración de la Terminal 3 del aeropuerto de Guarulhos, en Sao Paulo, que tendrá capacidad para recibir a 12 millones de pasajeros por año.
Resaltando las inversiones, la mandataria aseguró que tras las remodelaciones el aeropuerto de Galeao, en Rio de Janeiro, elevó en 80% su capacidad.
Este aeropuerto será sometido a obras nuevamente, pero después de la Copa, dijo Rousseff.
Desde el año 2003 el número de pasajeros por año saltó de 33 millones a 111 millones en la actualidad, según cifras oficiales, un explosivo aumento que colapsó la vetusta infraestructura aeroportuaria de Brasil, escenario de constantes atrasos y caos.
Rousseff dijo además que el gobierno está invirtiendo 7.300 millones de reales (unos 3.200 millones de dólares) en la expansión de 270 aeropuertos en el interior de este país de tamaño continental.