Delta Airlines multiplica sus beneficios por 30 en el primer trimestre de 2014.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

La aerolínea estadounidense Delta Airlines registró en el primer trimestre unos beneficios de 213 millones de dólares (152,9 millones de euros), con lo que aumenta hasta 30 veces el resultado alcanzado en el mismo periodo del año anterior, cuando registró 7 millones de dólares (5 millones de euros), según informó este martes la aerolínea en un comunicado.

En este periodo, Delta alcanzó una cifra de negocio de 8.916 millones de dólares (6.402,5 millones de euros), un 5% más frente a los 8.500 millones de dólares (6.103,7 millones de euros) correspondientes al mismo periodo de 2013.
El beneficio operativo de la compañía aumentó 2,7 veces hasta marzo, pasando de 222 millones de dólares (159 millones de euros) obtenidos en el primer trimestre de 2013 a los 620 millones de dólares (445 millones de euros) de los tres primeros meses de este año.
En esta línea, los gastos aumentaron un 0,2%, hasta 8.296 millones de dólares (5.957 millones de euros), a pesar del la reducción en el coste del combustible, que disminuyó un 9%, hasta los 473 millones de dólares (339,6 millones de euros).
Asimismo, la compañía desembolsó 68 millones de dólares (48,8 millones de euros) en gastos extraordinarios, incluyendo 31 millones de dólares (22 millones de euros) destinados a la reestructuración de su flota de vuelos domésticos y 16 millones de dólares (11 millones de euros) para la extinción de su deuda.
Los resultados también incluyen 99 millones de dólares (71 millones de euros) que la aerolínea pagó la aerolínea a sus empleados en reconocimiento a su contribución para el logro de los objetivos financieros de la firma.
PREVÉ AUMENTAR LOS MÁRGENES OPERATIVOS HASTA UN 16%.
El director ejecutivo de Delta, Richard Anderson, destacó el récord obtenido en los resultados del trimestre, a pesar de los 17.000 vuelos, el doble que en 2013, que la aerolínea se vio obligada a cancelar a causa de las condiciones meteorológicas que sufrió el país durante los meses de enero y febrero y que supusieron una pérdida de beneficios de 90 millones de dólares (64,6 millones de euros).
Para Anderson, esto demuestra «la fuerza y la capacidad de recuperación» de la compañía, la cual «esta siendo transformada» en una empresa que ofrece «un crecimiento fuerte en las ganancias y rentabilidad para los accionistas», aunque afirma que «el trabajo aún no está terminado».
De hecho, la compañía prevé aumentar sus márgenes operativos entre un 14% y un 16% de cara al segundo trimestre y hasta un 2% los costes unitarios, excluyendo los gastos de combustible y la participación en los beneficios, en relación al mismo periodo de 2013.