Otras

Cómo responden las aerolíneas a la guerra de precios en el aire.

Cuando se trata de vacaciones, los europeos y los estadounidenses están separados por algo más que el Océano Atlántico.
Una de las cosas que los separa, además de las diferencia en los días de vacaciones que se toman, es la respuesta que han adoptado las aerolíneas en ambos lados para sobrevivir ante el aumento de las compañías de bajo costo.
Una vez que decides irte de vacaciones, llegar hasta el lugar elegido es la mitad de la diversión, o de la batalla, según como se mire.
El sector de bajo costo supone ya el 40% del tráfico aéreo europeo.
Esto ha tenido consecuencias para la vieja guardia de las aerolíneas, muchas de las cuales son vistas como aerolíneas de bandera en sus territorios originarios.
En Londres, por ejemplo, los pasajeros del metro están acostumbrados a ver anuncios de vuelos baratos de British Airways, decidida a pelear contra sus rivales del sector del bajo costo.
Para muchos en este sector, especialmente en Europa, este tipo de guerra de precios es inevitable.
Algunas aerolíneas están intentando un modelo “híbrido”, que busca igualar a las aerolíneas de bajo costo en precios sin ir tan lejos como para cambiar todos los servicios que ofrecen en vuelo.
Tarifas “ligeras”

Una de ellas es Icelandair. Esta aerolínea ocupa el 2% del mercado del Atlántico Norte, con vuelos que conectan Estados Unidos con ciudades europeas a través de su centro en Reykjavik.
No cobra extra por el check-in de maletas pero sí cobra por sus servicios de wifi en vuelo, que está extendiendo a toda su flota.
Su vicepresidente senior de marketing y ventas, Helgi Mar Bjorgvinsson, dijo en el Mercado Mundial de Viajes (WTM, por sus siglas en inglés) que, de cierta forma, todas las aerolíneas establecidas estaban siguiendo este enfoque.
“Muchas de las aerolíneas establecidas están introduciendo tarifas ‘ligeras’ que cobran por las maletas”, dijo. “Así que todo el mundo se está moviendo gradualmente hacia el centro”.
Y de hecho, el concepto de tarifa ligera sí parece haberse extendido a muchas aerolíneas basadas en Europa.
Alitalia, Swiss, Austrian Airlines, Lufthansa y Air France usan ahora este término en su material publicitario, describiéndolo a menudo como “un nuevo concepto tarifario para Europa”.
Pero al mismo tiempo, las aerolíneas de bandera tradicionales han estado intentando reducir sus costes con planes de reestructuración que han provocado reacciones de enfado en sus empleados.
Como dice el consultor John Strickland: “Lufthansa está dirigiéndose hacia otra huelga, mientras hemos visto a trabajadores de Air France rompiendo las camisas de los gerentes”.
Y aerolíneas dentro de la UE se encuentran otras desventajas que no comparten con las estadounidenses.
Schgvartzman, de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (Iata), critica que el mercado aéreo europeo está “hiperregulado”.
“Tenemos libertad de movimiento pero todavía hay fronteras en el cielo”, dice.
Fusiones
Al mismo tiempo, la consolidación del sector ha provocado fusiones de aerolíneas en Europa, como el acuerdo entre Air France y KLM en 2003, y la fusión entre British Airways e Iberia en 2010, pero el mercado ha seguido estando fragmentado.
En la UE, las cinco principales aerolíneas tienen un 60% del mercado entre ellas pero en Estados Unidos esta cifra ronda el 90%.
¿Así que cómo están lidiando con el aumento de los viajes baratos las aerolíneas de Estados Unidos?
La sacudida en el sector aéreo del país empezó en 2008, cuando Delta, la tercera aerolínea de Estados Unidos, se hizo con Northwest, entonces la quinta del país.
El vicepresidente senior de Delta para Europa, Oriente Medio y África, Nat Peper, recuerda aquellos días como un momento en el que su aerolínea estaba bajo presión de las aerolíneas de bajo costo, no solo en precio, pero también en calidad del producto.
Ahora dice que el futuro de Delta está en convertirse en “la aerolínea de elección”, con mejor servicio, asientos, entretenimiento en vuelo y programas de lealtad de clientes, en lugar de simplemente intentar competir en precio.
“No veo que Delta se esté moviendo hacia la solución híbrida”, dijo al WTM.
“Estamos intentando elevarnos sobre el escenario del bajo precio y del escenario híbrido. Necesitamos hacer lo que resuena con nuestros clientes y ofrecemos un producto que sea competitivo con cualquiera en el mundo”.