Otras

La tragedia del Airbus A321 ruso forzará más controles en los aeropuertos.

La respuesta a las incógnitas que rodean la caída del Airbus A321 sobre el Sinaí está en la segunda caja negra, la que recoge el audio de la cabina. En el último segundo, en el que se puede escuchar un fuerte ruido antes de que el aparato dejara de grabar y el avión se desintegrara en el aire. «Estamos seguros al 90% de que se trata de una bomba», señalaron a Reuters oficiales del equipo de investigación, que agrupa a egipcios, franceses, alemanes e irlandeses. «Si resulta que ha sido por un dispositivo colocado por Estado Islámico, o por alguien inspirado por él, entonces tenemos que reevaluar el nivel de seguridad que esperamos ver en los aeropuertos en áreas donde EI esté activo», declaró el ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, este domingo a la cadena BBC.
Egipto se apresuró a negarlo en un comunicado. Si así fuera, admitiría que la muerte de 217 turistas fue posible por una falla en la seguridad de sus aeropuertos. Aun así, el Reino Unido ha enviado a oficiales de seguridad aeroportuaria para supervisar los procedimientos, y Rusia ha advertido de que no reanudará los vuelos hasta que se mejore la seguridad en los aeropuertos.
«Todos los aeropuertos egipcios cumplen los estándares internacionales en medidas de seguridad», defendió el ministro de Aviación Civil, Hosam Kamel. Sin embargo, la experiencia de algunos turistas en Sharm el Sheij indica lo contrario. «El funcionario abrió mi pasaporte, lo selló y ni siquiera lo miró», explica a ABC Mitch, un turista británico que todavía no ha sido evacuado. En las redes, otros critican fallas en la seguridad: «Logré pasar dos botellas de agua sin que dijeran nada», o «mi rodilla operada hizo saltar al detector de metales, pero el guardia ni se inmutó». En el aeropuerto de El Cairo, según pudo constatar este periódico, el personal de las cafeterías externas camina con total naturalidad entre los controles, llevando té o café al personal. Medios como la BBC o Al Arabiya se han hecho eco de denuncias de turistas que han pagado «de 10 a 50 dólares» por ahorrarse las interminables colas.
Según declaraciones de oficiales de seguridad aeroportuaria egipcios a la agencia AP, el aeropuerto de Sharm el Sheij cuenta con un equipo de escaneado que «a veces no funciona» o en los controles a veces se elige una muestra de equipaje «aleatoria».
La seguridad aeroportuaria está regulada según unos estándares internacionales, aunque en la práctica son muchos los aeropuertos que no llegan a los mínimos.
Billetes más caros

El presidente de la aerolínea Emirates, una de las que ha cancelado los vuelos al resort turístico en el Mar Rojo, señaló este domingo en Dubai que espera que el supuesto atentado terrorista contra el Airbus-321 dé pie a una seguridad más estricta en la aviación. «Me gustaría pensar que Estados Unidos y Europa harán demandas draconianas en el campo de la seguridad en la aviación», señaló. Entre ellas, mayores controles tanto de pasajeros como equipajes, más tiempo de espera en los aeropuertos y un aumento en los costes de los billetes.