Otras

Aviones con vistas panorámicas gracias a una ‘burbuja’ de cristal.

La última idea para que los pasajeros de primera clase disfruten de los vuelos es incorporar vistas panorámicas. La empresa estadounidense Windspeed Technologies ofrece un nuevo proyecto a las compañías aéreas, que llevan años intentando renovar sus ofertas para la clase business, para que compren su prototipo de suite de superlujo, que incluya incluso una cúpula de vidrio para observar el cielo en 360 grados. Se llama SkyDeck y lo presentó la firma aeronáutica en noviembre en la conferencia de la National Business Aviation Association, en Las Vegas (Estados Unidos). “Es un producto que proporcionará un mayor nivel de diversión contra el aburrimiento en los vuelos largos”, promociona la compañía en un comunicado. Todavía está la espera de los resultados técnicos para registrar la patente definitiva.
La “burbuja de vidrio” SkyDeck está pensada para ubicar dos asientos giratorios en la parte superior del avión, a los que se podrá acceder por una pequeña escalera, o bien a través de un ascensor desde la suite. “Las ofertas de entretenimiento en vuelos no han cambiado mucho a lo largo de las décadas. En un vuelo largo, la burbuja de vidrio SkyDeck serái un modo único para mirar hacia el exterior sin recurrir a esos pequeños agujeros llamados ventanillas”, ha explicado el CEO de Winspedd Technologies al portal tecnológico Mashable.
Aviones grandes o ‘jets’ privados

Según el proyecto original, el SkyDeck puede aplicarse tanto en avionetas privadas como en grandes aeronaves. Windspeed prevé utilizar materiales empleados en la fabricación de aviones supersónicos que garanticen, por ejemplo, la resistencia de la cúpula en caso de impacto con aves, según informa en un comunicado. La cúpula estará cubierta por una película transparente que evite que se empañe la superficie vidriosa y garantice una buena visibilidad. Según subraya la empresa, el SkyDeck incidirá poco en la aerodinámica del avión y, por lo tanto, en el consumo de carburante.
Esto sí, se trata de una oferta limitada a un público dispuesto a pagar cifras importantes para disfrutar de un viaje único. Según Windspeed, la “burbuja de vidrio” puede ayudar a las grandes compañías aéreas a diferenciar sus propuestas y ofertas de viajes. SkyDeck está pendiente de superar los controles técnicos que aclararán si la estabilidad del avión en vuelo y durante el aterrizaje está afectada por la cúpula. Considera que “su diseño es viable y no interferirá con la conducción de una aeronave”.