Otras

El gobierno de Portugal decidido a recuperar el control de aerolínea TAP.

El gobierno socialista portugués anunció este miércoles que ha empezado a negociar con los nuevos accionistas de la aerolínea TAP para recuperar la participación mayoritaria del Estado en la empresa, recién privatizada en un 61% por el anterior gobierno conservador.

“Estamos decididos a recuperar la mayoría del capital” de TAP en favor del Estado, declaró el ministro de Infraestructuras, Pedro Marques, durante un congreso celebrado en Lisboa.
El gobierno de derecha de Pedro Passos Coelho, que ganó las elecciones del 4 de octubre pero sin mayoría absoluta, cayó el 10 de noviembre al perder una moción de censura presentada por el Partido Socialista, aliado con la izquierda radical.
Dos días más tarde, pese a haber presentado ya su dimisión, el ejecutivo cerró la venta del 61% del capital de la aerolínea al empresario estadounidense-brasileño David Neeleman, fundador de la compañía aérea brasileña Azul, y a su socio portugués, Humberto Pedrosa
El nuevo primer ministro portugués, el socialista António Costa, prometió en su programa que no permitiría que el Estado pierda más de la mitad del capital de TAP, y este lunes dijo estar “convencido” de poder lograr un acuerdo en ese sentido con los nuevos accionistas.
“Ya se han inyectado 180 millones de euros, y ya he gastado la mitad”, advirtió sin embargo el jefe de la compañía, Fernando Pinto, quien estima “muy difícil” dar marcha atrás en la privatización.
El grupo TAP, que cuenta con más de 10.000 empleados, va mal de tesorería y sus deudas superan los 1.000 millones de euros.
El gobierno socialista quiere también dar marcha atrás en la privatización de los transportes de Lisboa y Oporto, que ya ha suspendido.
El gobierno anterior decidió en septiembre confiar la explotación de los transportes urbanos de Lisboa al grupo español Avanza, y los de Oporto a su compatriota Alsa y al francés Transdev.