Otras

Boeing reduce al mínimo la producción del 747.

En términos generales, la demanda internacional de aviones del tipo Jumbo ha bajado considerablemente en los últimos años. Los nuevos modelos de transporte –aeronáuticos y terrestres–, y especialmente la aparición de aviones más eficientes en el consumo de combustible, han hecho de los gigantescos jets un gasto de mantenimiento que no genera ganancias importantes. Con eso en mente, Boeing reducirá al mínimo la producción de uno de sus emblemas: el 747.

La multinacional anunció que, a partir del próximo septiembre, la tasa de producción de los Boeing 747-8 se reducirá a sólo seis ejemplares por año, que equivale a la mitad de la tasa que se estaba manejando previamente. The Wall Street Journal reporta que, por esta decisión, Boeing tendrá que asumir un cargo de 569 millones de dólares (después de impuestos) en sus resultados del cuarto trimestre –que reportará la próxima semana–.
“El crecimiento del tráfico aéreo de pasajeros y la demanda de aviones siguen siendo fuertes a nivel mundial, pero la recuperación del mercado de carga aérea que comenzó a finales de 2013 se ha estancado en los últimos meses. Esto ha ralentizado la demanda del carguero 747-8”, dijo el jefe de la división de aviones comerciales de Boeing, Ray Conner.
A pesar de los esfuerzos de sus competidores, la marca Boeing sigue estando vigente en términos prácticos. De hecho, la gama 747 lleva presente desde la década de los 60, y han sido los aviones que dieron a conocer el apodo ‘Jumbo Jet’ o ‘Reina de los cielos’. Su más reciente versión, el 747-8, hizo su primer vuelo en 2010 y tiene un distintivo particular: es el único avión comercial que Boeing todavía construye con cuatro motores. ¿Dejará de producirlo totalmente en el futuro?