Otras

La aerolínea lusa TAP invertirá 400 millones de euros en renovar su filial.

La compañía aérea portuguesa TAP anunció hoy una inversión de 400 millones de euros con el objetivo de renovar la flota de su filial Portugália, especializada en vuelos regionales y de corta distancia, a la que también cambiará su nombre comercial.
Así lo explicó el presidente de la aerolínea lusa, el brasileño Fernando Pinto, quien detalló que el proceso supondrá la llegada de 17 nuevos aparatos -uno más que los que dispone actualmente- y se prevé que esté terminado en julio de este año.
Portugália pasará llamarse “TAP Express”, en el marco de una estrategia comercial dirigida a reforzar la imagen del grupo.
La nueva flota estará compuesta por ocho aviones ATR52 con capacidad para setenta pasajeros y nueve Embraer 190 con capacidad para un centenar de pasajeros, de acuerdo con la información divulgada hoy por la compañía, que utilizará estos aparatos a través de un contrato de “leasing”.
Portugália fue comprada por TAP en 2007 a cambio de 140 millones de euros al grupo Espírito Santo, al que pertenecía la aerolínea.
Durante la rueda de prensa, Pinto informó también de que la compañía aérea duplicará las conexiones entre Lisboa y Oporto con tarifas a partir de 39 euros, e incrementará el número de frecuencias a otros destinos.
“Necesitamos consolidar nuestra posición en los destinos fuertes”, argumentó el presidente de TAP.
La privatización de la aerolínea, una firma emblemática para Portugal, supuso la venta en junio de 2015 del 61 % de las acciones a un consorcio liderado por el brasileño-estadounidense David Neeleman, propietario de la compañía Azul, y el empresario portugués Humberto Pedrosa.
La operación estuvo rodeada de polémica y fue aprobada por el anterior Gobierno, de signo conservador.
Sin embargo, la llegada de los socialistas al poder hace menos de dos meses ha vuelto a reavivar el debate y el nuevo Ejecutivo ya anunció su intención de negociar con sus actuales propietarios que el Estado pueda volver a tener un porcentaje mayoritario del capital de la compañía en sus manos.