Otras

Aerolíneas Argentinas aclara que se puede llevar repelente en aerosol.

Tras la confusión generada en los vuelos de Aerolíneas Argentinas sobre qué productos se pueden llevar para combatir los mosquitos en los vuelos en plena epidemia del dengue, la compañía aérea emitió un comunicado para aclarar la situación.
El repelente en crema es posible trasportarlo tanto en bodega como en equipaje de mano aunque en este segundo caso no podrá superar los 100 ml. Por otro lado la cantidad permitida por pasajero total, incluidos los artículos de toilette no pueden superar los 2 kg.
El repelente en aerosol se permite en equipaje facturado y en bodega. El único spray admitido por la empresa es aquel que se aplica sobre las personas y deja clara la prohibición para los que son para el ambiente.

El comunicado de la Aerolínea
Ante los hechos de público conocimiento informamos a nuestros pasajeros el tipo de repelentes que se podrán transportar en nuestros vuelos. Se podrá transportar repelente en CREMA ya sea en equipaje de mano y/o en equipaje facturado en bodega, y AEROSOL (sólo el que se aplica sobre la persona, no de ambiente). En este último caso el despacho será exclusivamente en bodega. La cantidad de artículos permitida por pasajero es de 2 kg/lts en total, incluidos los artículos de toilette personal.
Por otra parte, los distintos envases no pueden superar los 0.5 kg/lt cada uno en vuelos de cabotaje, mientras que en vuelos regionales/internacionales los artículos en CREMA que se despachen en el equipaje de mano no podrán superar los 0.1 kg/lt por envase (100 ml)
Queda prohibido, por razones de seguridad a bordo, el transporte de repelente de insectos en en spray. Rogamos a nuestros pasajeros cumplir con estas disposiciones que hacen a la seguridad de todos. Nuestro personal de atención al público se encuentra a disposición para asesorarlos sobre este tema y evacuar las dudas que puedan surgir.
La polémica
El pasajero de Aerolíneas Argentinas se acerca al mostrador de Aeroparque a hacer el check in y despachar el equipaje, que por su tamaño debe ir en bodega. De pronto se suscita el siguiente diálogo en tono muy amable. La empleada de Aerolíneas inquiere: “¿Señor, lleva Off en su equipaje?”. Una pregunta casi ociosa en tiempos de dengue y otros virus muy dañinos y peligrosos transmitidos por un mosquito . Para que no haya duda, sobre el mostrador están todas las presentaciones del repelente. El aerosol verde de larga duración, recomendado por los especialistas; el anaranjado, la crema y el vaporizador manual. El pasajero, intimidado, contesta: “Llevo aerosol como esos, pero no en el equipaje de mano sino en el que despacho.” La empleada lo sorprende. “Lo va a tener que dejar, si tiene en el aeropuerto un acompañante, pariente que no viaje, se lo puede dar. De otro modo, la Policía Aeroportuaria lo verá en los rayos X y lo va a secuestrar.” El pasajero no sale de su asombro y argumenta que por todos los medios le dijeron que debe protegerse de los mosquitos, y va a una zona donde hay dengue. La respuesta sigue siendo negativa. “Debe llevar vaporizador o crema, que son los únicos permitidos a bordo, nada de aerosoles en bodega.”