Otras

Iberia prepara vuelos de larga distancia desde Barcelona.


Iberia se transforma. Tras seis años con una situación financiera muy crítica, el grupo IAG ha logrado dar la vuelta a la aerolínea de bandera española y sacarla de la UVI, pese a las dudas después de integrarse en el grupo británico. Ahora, Iberia se plantea nuevos retos de cara a los próximos años. Entre ellos, prepara volver a operar rutas desde Barcelona a destinos internacionales, sobre todo, gracias a la nueva estructura de costes y a la nueva flota de aviones.
Según comentó el presidente ejecutivo, Luis Gallego, a mediados de diciembre del año pasado, se trataría de “vuelos punto a punto de larga distancia”, puesto que el medio y corto radio del grupo lo cubre desde Barcelona, actualmente, la aerolínea Vueling.
Iberia –cuyo primer vuelo inaugural fue un Madrid-Barcelona hace 87 años– comenzó a reducir su presencia en la capital catalana hace nueve años. Actualmente, sólo opera el puente aéreo, un trayecto que sigue generando pérdidas (ver el texto adjunto).
El directivo de la compañía eludió comentar destinos y fechas concretos de los vuelos que operarán desde Barcelona, pero aseguró que “sólo será alguna conexión directa y en la que exista mucha demanda”. Dejó muy claro que “nuestro hub seguirá siendo Madrid”, pese a que no ve con buenos ojos que sea compartido con Air Europa.
No obstante, el anuncio de volver a operar vuelos internacionales de forma rentable desde la ciudad catalana representa un giro estratégico de la compañía, al mismo tiempo que una oportunidad, puesto que es consciente de que el aeropuerto de El Prat es uno de los que más tráfico de turistas inter­nacionales mueven cada año en España.
Tras seis años consecutivos de pérdidas, Iberia logró los primeros beneficios operativos en el año 2014. En el ejercicio 2012, la empresa perdió 351 millones, lo que suponía casi un millón de euros de agujero al día. Un año después, en el 2013, llegó el actual equipo directivo encabezado por Gallego, y se redujeron las pérdidas a menos de la mitad, pero aún alcanzaron los 166 millones. A finales de ese año, se llegó a un acuerdo de mediación con la plantilla, sobre todo con los pilotos (el colectivo más conflictivo), y se logró diseñar una nueva estructura de costes. En ese contexto, se acordó una rebaja salarial del 14% para el personal de vuelo y del 7% para la plantilla de tierra. Esa rebaja de costes de personal y la mejora de la productividad llevarán a que en el año 2020, los costes de empleado por asiento/kilómetro ofrecido serán un 35% inferiores a los del 2012. Al mismo tiempo, se está ejecutando un reducción de costes mediante cambios en los procesos, con la ayuda de la tecnología. Además, existen sinergias con el grupo que también contribuyen a lograr la hoja de ruta marcada por Gallego. Y como el viento sopla a favor, hay que añadir que comprar carburante a menor precio, por la caída del precio del petróleo, le permite fijar nuevas estrategias comerciales. Con la suma de todas esas acciones, el año 2014 dejó los números rojos y logró 50 millones de beneficios. Las cifras del año pasado no son públicas aún (se presentarán el próximo 26 de febrero), pero se presuponen positivas, puesto que en los nueve primeros meses del año ganó 196 millones.
Otro factor que contribuirá a potenciar las rutas desde Barcelona es la nueva flota. En concreto, ha encargado 29 nuevos aviones de largo radio. Se trata de dieciséis A350-900 de nueva generación y trece A330-200, que se recibirán hasta el año 2021. A finales del año pasado, Airbus entregó el primero de los A330-200, y llegarán nueve más este año. Iberia ha sido la primera aerolínea en recibir la nueva versión de este modelo de avión.
En los dos últimos años, entre Iberia e Iberia Express han abierto 30 rutas, incluyendo algunas suspendidas, como la de La Habana. Y este 2016, la compañía inaugurará rutas hacia Johannesburgo, Tokio, Shanghai y Puerto Rico. A Tokio empezará a volar a partir del 18 de octubre, y a Shanghai, en la próxima temporada de invierno, cuando consiga los permisos y los slots para iniciar las operaciones.