Otras

La T4 del aeropuerto Madrid-Barajas cumple diez años.

La Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas ha cumplido sus primeros diez años de funcionamiento, desde que un vuelo de Iberia, el IB2640, entre Madrid y Barcelona, despegó a las 5.30 horas del 5 de febrero de 2006.
La construcción de la T4 partió de la necesidad del aeropuerto madrileño de ampliar sus instalaciones, debido principalmente al crecimiento de tráfico de pasajeros y a la falta de capacidad para atenderlos. 
En 2007, un año después de la puesta en marcha de esta nueva terminal, el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas registró el récord de pasajeros de toda su historia con más de 52,1 millones.
Durante estos diez años, se han llevado a cabo también una importante remodelación comercial, un proyecto de modernización y adecuación de las cinco salas VIP de Aena y un incremento de servicios al pasajero (como la instalación de nuevas zonas infantiles o la puesta en marcha de filtros especiales en los controles de seguridad). 
La Terminal T4 cuenta con casi 500.000 metros cuadrados y está preparada para atender hasta 10.400 pasajeros en hora punta. 
Su sistema automatizado de transporte de pasajeros entre la T4 y su satélite, permite mover entre ambos edificios, a una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora, cerca de 13.500 personas a la hora (ampliable a 20.000 viajeros). 
Se trata de una lanzadera que dispone de 19 vehículos sin conductor y que cubre una distancia entre estaciones de 2,1 kilómetros, con una frecuencia de paso de trenes de 2 minutos.