Otras

Las aerolíneas que peor atienden los reclamos en España.

Por tercer año consecutivo, Reclamador -portal especializado en la gestión de los reclamos de pasajeros a compañías aéreas- publica este sucinto ranking de las aerolíneas más problemáticas. Aquellas que peor se entendieron en 2015 con sus clientes cuando éstos les reclamaron por alguna incidencia (retraso, pérdida de equipaje, overbooking, etc). Sin duda, ninguna aerolínea quisiera estar incluida en este listado.
1. Vueling. 
Después de ser la aerolínea que ha protagonizado más de la mitad de las incidencias del verano de las que tiene constancia reclamador, la low cost es también la que más complica la resolución de las reclamaciones. No responde a las solicitudes amistosas y solo atiende a razones cuando se la lleva al juzgado, apurando hasta la noche anterior al juicio los acuerdos con los pasajeros afectados.
En paralelo, Vueling inicia campañas mediáticas de disculpas a los afectados ofreciendo bonos compensatorios de diversas cantidades (entre 20 y 50 euros, o no especificadas directamente) cuando en muchos de los casos, de acuerdo al Reglamento europeo 261, las compensaciones económicas oscilan entre 250 y 400 euros.
2. Wamos Air (antigua Pullmantur Air). 
Esta compañía, según justifica Reclamador, ha adoptado la actitud de no responder a los pasajeros a no ser que éstos planteen una demanda. Hasta ese momento, no hay ningún tipo de respuesta ni solución a las reclamaciones que se les remiten. Una vez iniciada la fase judicial, optan por allanarse en sala o facilitar un acuerdo a pocos días del juicio. Con esta estrategia es dilatar los procedimientos y evitarse las condenas en costas.
3. Air Europa. 
La aerolínea perteneciente al grupo Globalia emplea todo tipo de recursos para evitar el pago de indemnizaciones a los pasajeros afectados. Por ejemplo: negar que éstos hayan embarcado aun cuando tienen correspondencia con los clientes u obligar a acudir a pleitos a los pasajeros que han rechazado ser compensados con otro billete para volver a volar con la compañía.
4. Iberia. 
La aerolínea de bandera española pone todo tipo de trabas para hacer frente a sus reclamaciones. No acepta otorgamientos de representación digitales (cuando ella si vende billetes por este canl), y no expide siquiera certificados de retraso cuando está obligada a hacerlo por ley.
5. Aerolíneas Argentinas. 
La aerolínea estatal argentina tiene un fuerte apego a su nacionalidad. Tanto es así, que para facilitar a los clientes el cobro de sus indemnizaciones les pide acudir a su oficina… (¡en Buenos Aires!). También pone otros requisitos alternativos como un poder notarial para poder cobrar o similar. En resumen, una auténtica carrera de obstáculos.
Teniendo en cuenta el tráfico de pasajeros creciente en los aeropuertos españoles, es lógico anticipar que el volumen de incidencias comunes también continuará al alza. El problema esencial, como apunta Pablo Rabanal, CEO de Reclamador, es que las aerolíneas “nunca están dispuestas a solucionar el asunto de manera amistosa”.