Las comidas más exclusivas de las aerolíneas top a nivel mundial.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Según el portal FastCoDesign, las aerolíneas proponen un servicio gourmet de primera línea.

Cathay Pacific, por ejemplo ofrece una entrada de terrina de foie gras , espárragos afeitados, aceite de trufa y brioche tostado. Emirates permite degustar unos canapés de pato curado con azafrán escalfados, melocotón y una copa de Dom Pérignon de 2005.

A 30.000 pies de altura en un avión de Singapore Airlines se puede disfrutar un lomo de ternera a la plancha con soubise de puerro y compota de cereza. Y claro, en la mañana, la azafata consultará el punto exacto en el que el pasajero desea sus huevos revueltos, y así los recibirá.

Estas son comidas de primera clase en las líneas aéreas de élite del mundo. Estos platos son solo una muestra de los $13 mil millones que las aerolíneas invierten en su gastronomía.

Las compañías de elite se encargaron de reclutar a un pequeño ejército de chefs de renombre mundial para impresionar a los clientes acostumbrados al lujo, pasajeros que pueden haber gastado hasta US$20.000 dólares en sus lugares.

Para las tripulaciones de vuelo, los retos son muchos. La comida tiene que ser cocinada antes de que sea presentada en el avión no solo a causa de la practicidad sino también para acatar regulaciones internacionales. Calentar esas comidas y dejarlas listas para el paladar del exquisito pasajero también representa un nudo difícil de deshacer.

Qatar Airlines desarrolló un horno con múltiples zonas con graduaciones diferentes de calor y humedad para calentar diferentes artículos a diferentes temperaturas.

Las aerolíneas también están empujando los límites de los equipos de preparación de alimentos frescos que pueden llevar a bordo . Singapore Airlines, que invierte US$500 millones al año en su servicio de comida, tiene ollas arroceras y tostadoras, por ejemplo, para preparar placeres simples igual que como se hace en el suelo.

A pesar de los avances, todas las aerolíneas y expertos deben luchar contra el problema inherente a comer en el cielo: El aire seco del avión disminuye la capacidad del pasajero de saborear su comida, sin importar el plato que tenga adelante.

Fuente: http://www.elobservador.com.uy/