Chile: LAW defiende modelo de negocios y apunta a desplazar a Sky como segunda aerolínea del país.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Fue en diciembre de 2015 cuando se anunció que una nueva aerolínea de capitales chilenos comenzaría a operar. Se trataba de Latin American Wings, más conocida como LAW, que con un avión Boeing 737 que le arrendaron a Chilejet, realizó su primer vuelo entre Santiago y Punta Cana, en República Dominicana, en enero de 2016. Ese año, la compañía logró transportar a 33 mil pasajeros. Si bien hoy ese dato es muy menor a los 37 mil personas que movilizó sólo en junio y que según el gerente general de la firma -y socio principal-, Andrés Dulcinelli, llegaría a los 400.000 mil en todo el ejercicio, la firma no ha estado exenta de polémicas.

El año pasado, la Fiscalía Metropolitana Centro Norte inició una investigación por un presunto tráfico de inmigrante haitiana al país. El gobierno se querelló contra quienes resultaran responsables de tales hechos. Y justamente el proceso incluyó ciertas operaciones de LAW, que en ese entonces volaba a República Dominicana, Haití y Perú. Es que según los antecedentes que presentó el ejecutivo, la aerolínea trasladó a 14.000 haitianos, de los cuales sólo habrían retornado 200. Aún más, se aseguró que en el tiempo que llevaba LAW en el país, los haitianos sin residencia se habían elevado más de 30%.

La aerolínea se defendió en ese entonces, presentando incluso acciones judiciales. Ahora, el ejecutivo insiste en su inocencia. “Descartamos enfáticamente cualquier mención que se ha hecho a nuestra compañía, respecto al tráfico de inmigrantes. Es más, ni la compañía como tampoco ninguno de sus representantes o ejecutivos, han sido requeridos por parte de los tribunales o el ministerio público”, dice Dulcinelli. Y agrega: “Nosotros transportamos pasajeros de un punto a otro, y son las autoridades competentes quienes deciden quién puede viajar e ingresar a cada uno de los países donde volamos, por lo que es imposible que una aerolínea ingrese ilegalmente a una persona. Por lo mismo, nos alegra que se haya presentado una nueva Ley de Migraciones, para que este tipo de actos queden aún mejor regulados y no exista espacio para interpretaciones”.

Hoy la compañía está decidida a seguir expandiéndose y aprovechando las oportunidades. De hecho, mientras gran parte de las aerolíneas optaron por dejar de volar a Venezuela por la crisis que está atravesando ese país, LAW anunció en marzo que iniciaría vuelos a Caracas. “Es una muy buena ruta para nosotros. Tenemos muy buena relación con nuestros aliados de la aerolínea (venezolana) Estelar y también con la autoridad. Ellos necesitan conectividad y nosotros estamos para ayudar en esa conectividad”, explica Dulcinelli. Y agrega: “Como todo en Chile, se habla de muchas cosas que no se saben. Se dice ‘todos se están retirando’, pero Copa, calladito, está volando muy fuerte a Venezuela; Air Europa también. Mientras unos se retiran, otros ganan, así es el mercado”. El ejecutivo señala que transportan alrededor de 1.000 pasajeros al mes en esa ruta, con dos vuelos a la semana en alianza con Estelar, y que la idea es incrementar la frecuenta a ocho vuelos semanales, una vez que comiencen a operar la ruta a Miami, que pronto también prevén conectar con Nueva York.

Y es que una de las estrategias de la firma es buscar destinos que no están atendidos. “Este es un negocio que demanda gran flujo de caja y, por lo tanto, una ruta tradicional, por ejemplo Lima, se demoró un año en ser rentable para nosotros y varios millones de dólares de pérdida, porque nadie te conoce en un principio. Por lo tanto, buscamos rutas que nos den flujo de caja para sostener las rutas tradicionales”, dice.

Hoy, LAW tiene vuelos locales a Puerto Montt y Concepción, e internacionales a destinos como Lima, Caracas, Punta Cana, Puerto Príncipe y Mendoza. Además abrirá en lo que queda del año dos nuevas rutas: a Antofagasta, con cuatro vuelos diarios, y a Miami, con trece frecuencias a la semana y escala en Caracas. “Nuestro objetivo es conectar el hemisferio norte con el hemisferio sur y tener rutas alternas”, dice.

Dado la mayor cantidad de pasajeros transportados, si el año pasado la compañía facturó US$19 millones, este año contando la operación con Star Perú (donde están comprando un porcentaje), proyectan facturar entre US$120 millones y US$150 millones y alcanzar una utilidad por US$10 millones. “Nuestra meta es superar a Sky y ser la segunda aerolínea de Chile”, dice. Por ello, en los próximos dos años apuntan a sumar entre diez a doce destinos, con mayor foco en lo internacional. “Queremos abrir todo Chile, pero lo vamos a tomar con calma, porque el mercado que más está creciendo es el internacional. Crece a tasas del 13% mensual, mientras que nacional lo hace al 1%”, comenta el gerente general.

Para lograrlo, la empresa está invirtiendo fuertemente en la adquisición de flota. Hoy cuentan con cinco aviones y están en proceso de cerrar contratos por cinco más. Además, prevén comprar 12 adicionales para sumar el primer semestre de 2018. En ese sentido, el ejecutivo señala que cerrarán el año con una inversión por US$60 millones, destinados a la compra de aviones y a mejoras de mantenimiento y sistemas.

Con todo, el grupo tiene una ambición adicional. Si bien no prevén sumar socios, sí está “en nuestra expectativa salir a bolsa de aquí a cinco años. Para eso nos estamos preparando desde el primer año con balance auditado, y con todo bien ordenado”, concluye.

Por: Carla Cabello – Pulso

Foto: Alejandro Venier