Aerolíneas

Air Europa y Ryanair estrechan su alianza.

Air Europa y Ryanair estrechan lazos. La alianza entre la aerolínea del grupo turístico Globalia y la low cost irlandesa entra en la segunda fase.

En la próximas semanas, la web de Ryanair ofrecerá a sus clientes toda la programación de vuelos de Air Europa -hasta ahora, sólo contaba con los vuelos de larga distancia desde Madrid-, lo que supone un paso adelante en el acuerdo de conectividad que firmaron en mayo de 2017. No obstante, hasta el año que viene no se alcanzará la integración total, que permitirá a los pasajeros tener un billete único.

“Ahora que los sistemas de ambas empresas empiezan a hablarse, sumaremos 40 o 50 destinos nuevos y creceremos vertiginosamente”, ha confirmado Juan José Hidalgo, fundador y presidente de Globalia, en el primer vuelo del Boeing 787-9 Dreamliner, el avión más moderno de la flota de Air Europa.

Hidalgo ha asegurado que la aerolínea avanza en su plan de crecimiento, que contempla la apertura de cuatro o cinco destinos al año, con el foco puesto en América. “Nos faltan México, Panamá o Santiago de Chile, pero para hacer más destinos necesitamos más aviones”, ha apuntado.

Este año, Air Europa sumará dos Boeing 787-9 con capacidad para 333 clientes (30 en clase business), que volarán de forma regular a Buenos Aires. Hasta 2022, la compañía controlada por la familia Hidalgo recibirá otros 15 aviones de este modelo.

“Nuestro objetivo es montar un gran hub (centro de conexión de vuelos internacionales) en Madrid, con más conexiones a Europa y transoceánicas. Ése es el propósito que iremos cumpliendo siempre que haya más demanda y tengamos más aviones”, ha insistido Hidalgo, que ha descartado China y ha adelantado que Globalia ha cerrado “un muy buen 2017, en el que hemos dado un vuelco a los resultados”. En 2016, el grupo turístico perdió 17,8 millones de euros e ingresó 3.545 millones, un 5% más.

Impacto de Cataluña

La compañía, que sigue pendiente de los permisos para iniciar las obras de su nuevo hangar de Barajas -“tenemos todo adjudicado, pero estamos en un país de papeleos”-, augura “un buen 2018 para el sector turístico español” y apostará por crecer en el negocio hotelero: “Es más fácil comprar y crecer en hoteles que en aviones”. Y sigue de cerca el proceso de liberalización ferroviaria. “Interesado sí, pero hay que ver las condiciones; entonces me pronunciaré”, ha dicho el empresario salmantino.

Por contra, admite que el grupo ha acusado la incertidumbre política en Cataluña. “Se ha notado la bajada de clientes en los vuelos entre Palma y Barcelona, y en las conexiones con Madrid. También nos han cancelado vuelos de Israel y Rusia, se ha notado un descenso fuerte y el tráfico aún está bajo, esperamos que mejore”, ha advertido.

Movimientos en el capital

Hidalgo, que ha delegado el día a día de la compañía en su hijo Javier, asegura seguir de cerca el negocio. “Estoy bien, tranquilo, con un ojo puesto en la empresa, pero quiero que los demás se fajen y tiren del carro con responsabilidad. Que sean ellos los que tomen las decisiones, no Juan José Hidalgo, y que se equivoquen, que es ahí cuando se aprende”.

Y descarta tajantamente movimientos en el capital. Al menos, del primer accionista. Él mismo. “No tengo prisa ni intención de hacer nada. Los accionistas pequeños que hagan lo que quieran. Juan José Hidalgo tiene el 52% y no lo va a vender”.

Por: Yovanna Blanco – Expansión