Aerolíneas

Air France-KLM cierra el 2017 con 275 millones en pérdidas.

Air France-KLM cerró 2017 en ‘números rojos’ con unas pérdidas de 275 millones de euros, frente a los 792 millones de euros de beneficio que obtuvo el ejercicio anterior, debido a los gastos adicionales derivados de la aportación a los dos planes de pensiones de sus trabajadores.

No obstante, desde el grupo aéreo franco-holandés han señalado que excluyendo este gasto no corriente los resultados netos de 2017 se sitúan en 1.155 millones de euros, lo que supone una mejora de 363 millones de euros comparado con el ejercicio precedente.

En el cuarto trimestre, incurrió en unas pérdidas de 977 millones de euros, frente a los 362 millones de euros de beneficios que obtuvo en el mismo periodo del pasado año. No obstante, aumentó en un 2,4% su volumen de negocio, hasta los 6.235 millones de euros.

Durante 2017, Air France-KLM elevó un 3,8% sus ingresos hasta los 25.781 millones de euros, frente a los 24.844 millones de euros contabilizados un año antes.

El resultado operativo del ejercicio fue positivo, con unas ganancias de 1.488 millones de euros en 2017, un 41,8% más que los 1.049 millones de euros del año anterior.

El beneficio operativo antes de impuestos (Ebitda) en el conjunto del año alcanzó los 3.264 millones de euros, un 20,3% más que en 2016, mientras que su resultado bruto de explotación antes de amortizaciones y alquileres (Ebitdar) ascendió a 4.352 millones de euros, un 14,9% más.

El presidente de Air France-KLM, Jean-Marc Janaillac, ha calificado de “buenos” estos resultados y ha destacado el aumento del 42% de los ingresos operativos y la “mejora significativa” del perfil financiero del grupo aéreo durante el ejercicio 2017.

“Estos logros fueron de la mano de importantes avances estratégicos que incluyen el fortalecimiento y la ampliación de nuestra red de alianzas y el exitoso lanzamiento de ‘Joon'”, ha recalcado el directivo.

TRANSAVIA YA ES RENTABLE

Por compañías, su matriz Air France incrementó un 2,7% sus ingresos hasta los 15.828 millones de euros, y registró un Ebitda de 1.761 millones de euros, lo que supone un repunte del 247%.

KLM aumentó un 5,5% su facturación, hasta los 10.340 millones de euros, con un Ebitda de 1.496 millones de euros, un 307% más.

Por su parte, su filial Transavia, que aumentó un 12,2% su tráfico de pasajeros, facturó un 17,9% más, hasta los 1.436 millones de euros. En su resultado de explotación dejo atrás los ‘números rojos’ con un beneficio de 81 millones de euros frente a las pérdidas de 35 millones de euros del ejercicio anterior.

El desarrollo de Transavia siguió su aceleración en 2017, con un crecimiento de capacidad del 10,5%, fundamentado en el incremento del 12,1% de su filial en Francia y del 9,6% en Holanda.

A cierre de 2017, la deuda neta del grupo asciende a 1.657 millones de euros, lo que supone una reducción de 1.998 millones con respecto a la del año precedente.

PREVISIONES 2018

De cara al ejercicio vigente, la compañía contempla un contexto de inestabilidad geopolítica y económica en los mercados en los que opera, a la vez que aumenta el precio del petróleo, pero con un aumento del tráfico aéreo.

En 2018, para aprovechar el crecimiento del mercado, el grupo Air France-KLM planea aumentar la capacidad entre 3% y 4% en asientos disponibles para su red de pasajeros y entre 6% y 7% para Transavia.

El grupo ha señalado que los primeros datos de la red de pasajeros este año muestran una tendencia positiva en la demanda para principios de 2018. “Las reservas actuales de larga distancia para los próximos tres meses están por encima de los niveles del año pasado, con un fuerte incremento en marzo por la Semana Santa”, apunta.

“Se espera que los ingresos por pasajeros sean positivos en el primer trimestre de 2018, en moneda constante, en comparación con el año pasado”, han dicho desde el grupo franco-holandés.

CRECERÁ LA FACTURA DE COMBUSTIBLE

Tras cerrar un 2017 con pérdidas derivadas de sus planes de pensiones para los trabajadores, el grupo aéreo pretende establecer iniciativas de ahorro de costes enfocadas a reducir entre el 1% y 1,5% los costes unitarios de combustible y de pensiones para 2018.

“Las reducciones de costes unitarios se lograrán a través de mayores aumentos de productividad, mayor utilización de la flota y eficiencia y los costes más bajos de la nueva aerolínea ‘Joon'”, han indicado.

No obstante, espera que la factura por combustible para todo el año 2018 aumente en 150 millones de euros frente al pasado año, hasta los a 4.700 millones de euros (+3,2%).

El grupo se ha marcado como objetivo cerrar 2018 con un flujo de caja positivo –antes de adquisiciones y ventas–. Además, cuenta con un plan de inversión a largo plazo con un presupuesto de entre 2.000 y 2.500 millones de euros.

Por: EuropaPress