Tips y Curiosidades

El hacker que viaja en primera clase por precios irrisorios, cuenta cómo lo hace.

El abogado norteamericano Daniel Gillaspia viaja en vuelos lujosos a un precio ridículo y después de recorrer el mundo develó cómo lo hace. Él explora el mundo en primera clase desde hace años y es conocido en Estados Unidos como uno de los grandes hackers aéreos. ¿Su récord? Un viaje a Tokio, Singapur y Dubai , que costaba 47.000 euros lo consiguió por sólo 370, publicó La Nación.

¿La clave? Muchas tarjetas de crédito

En una entrevista que dio al diario británico The Sun, este viajero de lujo sostuvo que lo importante son las 45 tarjetas de crédito que tienen entre él y su pareja, y con las que acumulan puntos y recompensas. Sin embargo, advierte que no todas ellas ofrecen los mismos beneficios, por lo que es importante “saber diferenciarlas en el momento de hacer la elección”.

“Resulta fundamental preguntar siempre si disponen de bonos de inscripción, los conocidos programas de millas aéreas, que son los que nos sirven”, indica y enfatiza en otro punto importante: no tener deudas con los bancos.

Por otro lado, Gillaspia sostiene que solo usa entre dos y cuatro tarjetas de forma simultánea ya que sino es un caos a la hora de organizarse y que siempre está informado sobre las ofertas especiales de vuelos.

“Cuando alcanzás un cierto número de puntos, algunas aerolíneas te permiten viajar gratis con un acompañante en cualquier vuelo que se reserve”, indica y explica que él y su pareja, Bradley Darnell, viajan todo el tiempo alrededor de los Estados Unidos y la zona del Caribe de esta manera.

Enseñar a viajar con poco dinero

A través de las redes sociales y su página web, Daniel comparte todos sus viajes y trucos porque cree que “cualquiera merece vivir lo mismo que él”. Allí enseña a aprovechar al máximo las promociones y herramientas que dan las tarjetas de crédito y te cuenta las últimas novedades en recompensas de viajes, programas de fidelización de aerolíneas y hoteles baratos.

Una de las experiencias más caras fue cuando viajó de manera privada a Abu Dhabi en un avión con apartamento propio, con una área de relax, tocador, mini bar y hasta un baño con una ducha a tan solo 95 euros.

Foto: Dan Gillaspia