Aerolíneas

Aerolíneas de EEUU encuentran económica forma de generar ingreso.

Es probable que los viajeros no se apresuren a elogiar a las aerolíneas por ello, pero los inversionistas de la industria deberían encontrar muchas cosas buenas en una innovación que ofrece un poco más de espacio por el doble de dinero.

A medida que los asientos económicos se vuelven más estrechos y la clase ejecutiva se vuelve más lujosa y costosa, ha aumentado la demanda por una opción intermedia que brindará a los pasajeros un poco más de comodidad sin arriesgar su presupuesto en vuelos largos al extranjero. Así es como los asientos “económicos premium”, que se ofrecen en un porcentaje creciente de flotas de aviones internacionales, se han convertido en una de las innovaciones más lucrativas en los vuelos de hoy en día.

Los viajeros pagan precios que, en general, son el doble -y en ocasiones el triple- de las tarifas económicas. Y aquí está la parte genial desde la perspectiva de una aerolínea: al agregar esta lucrativa cabina, incurren en costos solo levemente más altos sin desviar a los viajeros ricos de sus cabinas más lujosas. Las aerolíneas estadounidenses se están apresurando por agregar la oferta, que comenzó con rivales internacionales.

“Cada vez que te pueden pagar el doble por algo que no te cuesta el doble en producir, es un buen lugar para cualquier compañía”, dijo Seth Kaplan, editor de la revista de viajes Airline Weekly, señalando que la cabina premium “no ocupa el doble del espacio, la comida no cuesta el doble”.

La cabina económica premium, pionera a principios de la década de 1990 en Taiwán y Estados Unidos, ofrece asientos más anchos con más espacio para las piernas, mejor servicio de comidas y pantallas de video más grandes. La opción se ha convertido en una herramienta imprescindible para los operadores internacionales de larga distancia debido a la demanda de los pasajeros y al beneficio que genera por encima de los asientos económicos regulares.

El auge por los asientos económicos premium también está recibiendo un impulso de los reducidos ingresos provenientes de asientos más costosos en primera clase y clase ejecutiva, que no son los generadores de efectivo más confiables para las grandes aerolíneas internacionales ya que muchos de ellos son usados con los beneficios del programa de lealtad.

Mientras tanto, en el otro extremo, la expansión de las aerolíneas de muy bajo costo en vuelos de larga distancia ha reducido los ingresos de la industria provenientes de tarifas económicas.

En algunas aerolíneas, la cabina económica premium probablemente cuenta con los márgenes de ganancia más altos en todo el avión, dijo Jude Bricker, director ejecutivo de Sun Country Airlines Inc., que designa 27 asientos como económicos premium en su Boeing Co. 737. “Se trata de dar a las personas lo que están dispuestos a pagar”, dijo.

A principios del próximo año, United Continental Holdings Inc. se convertirá en la tercera aerolínea más grande de EE.UU., después de Delta y American, en ofrecer una cabina económica premium. Emirates, la aerolínea más grande del mundo en tráfico internacional, planea tenerla en 2020.

La cabina económica premium representa una oportunidad de crecimiento para los operadores norteamericanos, ya que el producto aún es una novedad en EE.UU. y Canadá. De acuerdo con los datos de reservas de Carlson Wagonlit Travel, las reservas en económica premium aumentaron un 78 por ciento en América del Norte entre 2015 y 2017, pero cayeron un 13 por ciento a nivel mundial, encabezadas por descensos en Europa y el Medio Oriente.

La cabina también ayudaría a las aerolíneas a reservar la clase ejecutiva y la primera clase a sus mejores clientes, al ofrecer a pasajeros de la clase económica otra opción para usar sus beneficios, dijo Kaplan. Aun así, es probable que el inventario esté estrechamente restringido para las personas que están cobrando millas. Las cabinas económicas premium “no están allí para ayudar a las personas con millas, están allí para generar efectivo”, dijo.

El rendimiento de la clase ejecutiva y primera clase se mantiene estable a nivel global, y representó el 31 por ciento de los ingresos de pasajeros y el 5,1 por ciento del tráfico en el primer semestre de este año, sin cambios respecto al mismo periodo de 2017, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés).

Justin Bachman – Bloomberg