La Industria

El ala plegable del Boeing 777X, el secreto del avión bimotor más grande.

El primer modelo ensamblado del Boeing 777X descansa en la fábrica de Everett, en Washington, a la espera de comenzar la fase de pruebas en tierra. Este Boeing espera ser la aeronave de doble motor más grande del mundo y la más eficiente con un 12% menos de consumo de combustible y un 10% menos de costos operativos que la competencia. Un objetivo que conseguirá gracias a unas enormes alas que se pliegan en la punta para facilitar el movimiento en los aeropuertos, una innovación que explicó la propia compañía a través de una conexión en directo en Facebook esta semana.

La envergadura de este aparato -distancia del avión desde la punta de cada ala- alcanza los 72 metros de longitud. Una cifra que es mucho mayor que otros aviones de la compañía como el Boeing 787, que mide 60 metros de ancho, o el Boeing 737, que solo alcanza los 36 metros. Y también es mayor a la envergadura del Airbus A350 (64,8 metros), el bimotor de la compañía europea que es el competidor del futuro Boeing 777X.

Estas alas tan grandes, las mayores construidas por Boeing, pretenden hacer de esta aeronave una de las más eficientes del mundo y el avión bimotor más grande. De acuerdo con Boeing, este tipo de ala mejora la aerodinámica y sustentación y le permite ahorrar ese 12% de combustible que dice la compañía. Sin embargo, su gran tamaño no permitiría que este avión acceda a la mayoría de los aeropuertos. De hecho, el Airbus A 380 -el avión de pasajeros más grande del mundo- tiene una envergadura de 80 metros. Un tamaño que obligó a algunos aeropuertos a que construyeran puertas especiales para el embarque de pasajeros.

Para evitar este inconveniente, la propuesta de Boeing es un ala en bisagra que se cierra cuando llega a las puertas de embarque de los aeropuertos y se abren cuando alza el vuelo. La envergadura del avión cuando tiene la punta de las alas plegada es de 65 metros, similar al Boeing 787 o el Airbus A350. Este tipo de alas son comunes en cazas como el F / A-18, pero es la primera vez que se adaptan a un avión comercial. De hecho, la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos tuvo que redactar nuevas regulaciones solo para el 777-9X y el 777-8X, las variantes que espera tener este modelo.

Además de la eficiencia energética, estas alas permiten que el avión bimotor sea más grande. Por ello, mientras que el Airbus A350 puede acomodar entre 280 a 366 pasajeros o la actual familia de aviones 777 acomoda un rango de ente 300 y 371. Los dos modelos del Boeing 777X superan esa cifra. Así, el 777-8X podrá acomodar entre 350 y 375 pasajeros y el 777-9X entre 400 y 425, según los requisitos del diseño del comprador. Además, el 777X puede viajar en torno a los 16.110 kilómetros de distancia, en comparación con el rango máximo del 777 de 15.800 kilómetros.

A pesar de esta innovación, el Boeing 777X no comenzará las pruebas de vuelo hasta el año que viene porque primero tiene que tomar casi un año de pruebas en tierra para verificar la resistencia estructural y la precisión del diseño.

El fuselaje del avión está hecho de aluminio pero las alas están hechas de fibra de carbón, un material más fuerte y ligero, lo que también ayuda a ahorrar combustible. De hecho, se requiere un proceso especial para hacer las alas, incluido un enorme horno a presión personalizado que cocina la fibra de carbono. Además de estas alas, este modelo tendrá ventanas más grandes y compartimientos más elevados en comparación con el 777 actual y una iluminación LED más avanzada.

Unas pruebas determinantes para Boeing

Aunque se trate del primer modelo ensamblado, los exámenes para el 777X comenzaron un tiempo atrás. Los experimentos del 777X han estado en curso desde el año 2015 en entornos de laboratorio, túneles de viento y simuladores. Pero para que todo funcione correctamente se necesita un avión a escala real para verificar la fuerza y precisión de este nuevo modelo.

“La prueba estática es nuestra oportunidad de verificar el diseño de la estructura y los componentes del avión que soportan la carga, asegurando que el producto final sea seguro para nuestros clientes y para el público”, dijo Doreen Bingo, Gerente del Programa de Pruebas 777X de Boeing Test & Evaluation. “Usando un avión a gran escala, ejecutaremos varias condiciones de carga en las alas, los engranajes, los puntales y el fuselaje”, agregó Bingo.

Durante las pruebas estáticas que han sido realizadas con anterioridad, las alas se han probado al 150 por ciento de la carga designada, lo que ha dado como resultado un ala que se flexiona unos siete metros. Las pruebas actuales están programadas para comenzar a finales de 2018 y se ejecutarán durante un año. Los aviones de prueba de vuelo ya están en producción, y el programa de prueba de vuelo comenzará en 2019. Se espera que las entregas a los clientes comiencen en 2020. Las aerolíneas que han realizado pedidos son All Nippon Airways, Cathay Pacific, Emirates, Etihad Airways, Lufthansa, Qatar Airways y Singapore Airlines.

Por: El Economista