Aerolíneas

EasyJet se retira de las negociaciones para reflotar Alitalia.

La aerolínea de bajo coste británica easyJet ha anunciado este lunes que se retira de las negociaciones con Ferrovie dello Stato (FS) y Delta Air Lines para formar un consorcio y explorar opciones para relanzar Alitalia.

“Tras las conversaciones mantenidas con Ferrovie dello Stato y Delta Air Lines sobre la formación de un consorcio para explorar opciones sobre las futuras operaciones de Alitalia, easyJet ha tomado la decisión de retirarse del proceso”, señala la compañía británica en un comunicado.

easyJet ha asegurado mantiene su compromiso con Italia, como un mercado clave para la compañía, donde actualmente transporta a 18,5 millones de pasajeros cada año y emplea a 1.400 pilotos y tripulantes, todos con contratos locales. “Continuamos invirtiendo en las tres bases en Milán, Nápoles y Venecia, como lo hemos hecho basando aviones adicionales en Venecia y Nápoles el verano pasado”, añade la aerolínea.

Ferrovie dello Stato (FS), entidad ferroviaria pública de Italia, anunció el pasado 13 de febrero el inicio de una negociación con las aerolíneas Delta Air Lines y easyJet para un nuevo plan industrial con el que reflotar Alitalia, después de que ambas aerolíneas confirmaran sus muestras de interés para ser socios industriales.

El Gobierno italiano, que controla el 15% del capital de la aerolínea, confirmaba entonces su disposición a participar en Nueva Alitalia, a través del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), a condición de la sostenibilidad del plan de negocios y en cumplimiento de la legislación europea, que debía estar listo antes del 31 de enero y que tuvo que prorrogarse.

En junio de 2018, se conocía que 18 inversores de las más de 30 manifestaciones de interés recibidas por Alitalia, declarada en quiebra y bajo administración extraordinaria, competirían por hacerse con la aerolínea o con algunos de sus activos, tras pasar a la primera fase del proceso de venta lanzado por Italia.

Alitalia solicitó en abril de 2017 ser puesta bajo administración extraordinaria –ya lo estuvo hace menos de una década– tras el rechazo de la plantilla al nuevo plan de negocio 2017-2021, que incluía medidas para reducir en 1.000 millones de euros sus costes y una reducción de personal.

Por EuropaPress