La Industria

La brasileña Embraer perdió más de 152 millones de euros en 2018.

La brasileña Embraer, tercera mayor constructora de aviones del mundo, perdió el año pasado 669 millones de reales (unos 152,6 millones de euros), frente a los 850,7 millones de reales (unos 196 millones de euros) que ganó en 2017.

La constructora aeronáutica, en un comunicado enviado al mercado, atribuyó las elevadas pérdidas de 2018 tanto al menor resultado operativo, ya que entregó menos aeronaves, principalmente ejecutivas, como al aumento de sus gastos por la devaluación del real y al fuerte impacto de su deuda, mayoritariamente negociada en dólares.

“Los resultados del ejercicio 2018 sufrieron un impacto negativo líquido de 696,9 millones de reales (unos 162 millones de euros) como consecuencia de la revisión de la base de costos del KC-390 (el carguero militar desarrollado por la compañía) y de la retracción del segmento de aviación ejecutiva”, admitió igualmente Embraer en su comunicado.

La compañía, líder en el mercado mundial de aeronaves para vuelos regionales, explicó que, excluyendo los gastos extraordinarios, el resultado líquido ajustado en 2018 fue negativo en 224,3 millones de reales (casi 52 millones de euros), frente al beneficio líquido ajustado en 2017 de 995 millones de reales (unos 230 millones de euros).

Según el balance enviado al mercado, los ingresos brutos de la compañía cayeron tan sólo un 0,29 % el año pasado, hasta 18.721,6 millones de reales (unos 4.326,8 millones de euros).

El resultado bruto de explotación (ebitda), en cambio, se desplomó un 51,7 % en 2018, hasta 1.017 millones de reales (unos 235 millones de eurós).

Gran parte del resultado negativo se debió al impacto de la devaluación del real en el endeudamiento de la empresa, que hizo que la deuda líquida saltara desde 1.026,9 millones de reales (unos 237millones de euros) a finales de 2017 hasta 1.704,9 millones de reales (unos 393 millones de euros) en diciembre pasado.

Los resultados del último trimestre de 2018 prácticamente reflejaron el resultado de la empresa el año pasado, ya que la compañía registró en los últimos tres meses del año pérdidas líquidas atribuidas a sus accionistas por 78,1 millones de reales (unos 18 millones de euros), frente al beneficio líquido de 132 millones de reales (unos 30,5 millones de euros) del mismo período de 2017.

Embraer entregó a sus clientes 33 aeronaves comerciales y 36 ejecutivas en el último trimestre del año pasado, con lo que cerró 2018 con 90 aviones comerciales y 91 ejecutivos despachados.

En 2017 había entregado 101 aviones comerciales y 109 ejecutivos.

“Las entregas de aviones comerciales quedaron dentro de la expectativa de la compañía, que era de entre 85 y 95 aeronaves, mientras que las de aviones ejecutivos se ubicaron por debajo de la expectativa, que era de entre 105 y 125 aeronaves”, explicó la compañía en su comunicado.

La empresa atribuyó tal reducción a que “las condiciones del mercado global de aviones ejecutivos, pese a una gradual recuperación, siguen más lentas que lo esperado”.

La cartera de pedidos de la empresa sumaba a finales de 2018 unos 16.300 millones de dólares, con una caída del 11 % frente a la de diciembre de 2017.

Por EFE