Aerolíneas

La mexicana Interjet enfrenta presión de sindicato en mal momento para sus números.

Interjet, la endeudada aerolínea mexicana que necesitó una inyección de capital el año pasado, ahora enfrenta un nuevo obstáculo a medida que las negociaciones contractuales se prolongan con el único sindicato de trabajadores que representa a su fuerza laboral aérea y terrestre.

El sindicato Sección 15 presiona por un aumento salarial de 9,7% y busca que Interjet registre a algunos trabajadores en cuentas de jubilación luego de acordar extender las negociaciones a junio. Los jefes sindicales también piden a la aerolínea número 3 de México que renueve sus muebles y afirman miembros del sindicato se han quejado de que “algunos sofás todavía tienen bichos” en las áreas de descanso.

“Entendemos la difícil situación de la compañía”, declaró el líder sindical Francisco del Olmo Velázquez en la carta con fecha del 15 de febrero. “Pero no tenemos la culpa de las decisiones que la llevaron al bache financiero en el que se encuentra”.

Las conversaciones se perfilan como un desafío clave para el nuevo director ejecutivo de la aerolínea, William Shaw, que tomó las riendas en enero. Interjet rechazó el aumento propuesto, argumentando que las finanzas de la compañía están “graves y delicadas”, según el sindicato. Shaw también deberá hacerse cargo del golpe que recibió el balance en el cuarto trimestre por mayores costos de arrendamiento de aviones a medida que Interjet incorpora más aviones Airbus SE A320 y reduce su flota de aviones rusos.

Propietarios de la aerolínea

Interjet, que señaló que Sección 15 es el único sindicato que representa a sus trabajadores, declinó comentar sobre las negociaciones salariales. La tercera aerolínea más grande de México en términos de pasajeros nacionales es propiedad de la familia Alemán, que incluye al hijo y nieto de un expresidente del país.

Sección 15 no respondió a múltiples solicitudes de comentarios, ni dijo qué hará si no hay acuerdo contractual en junio. Según un prospecto de 2012, el sindicato representaba alrededor del 60 por ciento de la fuerza laboral de Interjet, incluidos pilotos, auxiliares de vuelo y mecánicos. No había información más reciente disponible.

Interjet está por detrás de Controladora Vuela Compañía de Aviación, conocida como Volaris, y Grupo Aeroméxico en cantidad de pasajeros nacionales.

El directorio de la aerolínea aprobó una inyección de capital de hasta 2.100 millones de pesos (US$109 millones) en septiembre. Interjet ya recibió 1.200 millones de pesos, según su informe de resultados del cuarto trimestre. Los fondos se utilizaron principalmente para pagar deuda y aumentar el capital de trabajo, detalló la compañía, sin revelar quién proporcionó el dinero.

Por Bloomberg – La República

Foto: Andrew Compolo