Delta estaría interesada en cambiar sus Boeing 717 por 100 aviones 737 Max.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

El Boeing 717 es el mayor de los problemas menores de Delta Air Lines. El mantra de las aerolíneas en este momento es ahorrar dinero, por lo que están examinando los altos gastos como los pagos de arrendamiento de aviones.

Afortunadamente para Delta, tiene menos carga ya que es propietaria del 79% de sus aviones, incluyendo casi todos los de fuselaje ancho más costosos.

Pero para los 193 aviones que arrienda, el 717 domina, representando el 40% de la flota alquilada de la aerolínea. Si Delta puede reducir la exposición a los 717, sus obligaciones de arrendamiento disminuyen significativamente.

Delta quiere entregarle los 717 a Boeing y a cambio ordenaría 100 aviones 737 MAX, según informó Air Current reported. La familia MAX, que comienza con unos 150 asientos, no sería un reemplazo directo para los 717 de 110 asientos. En su lugar, los aviones MAX serían parte de una flota más grande.

La mayoría de los 717 de la aerolínea se alquilan al brazo de leasing de Boeing, por lo que la idea de Delta sería devolver los 717 a Boeing antes de lo previsto en el contrato.

El hecho de que Boeing acepte aviones viejos a cambio de la venta de nuevos aviones, como si se tratara de un intercambio, no es común, pero ha ocurrido, a veces con aviones que el fabricante no arrienda o incluso fabrica. En 2012 Boeing acordó comprar cinco de los Airbus A340-600 de China Eastern a cambio de que China Eastern comprara 20 Boeing 777-300ER.

El impulso de Delta es a corto plazo. A largo plazo debe comprar los 100 aviones 737 MAX, pero la mayor parte de los pagos se hacen más cerca de la entrega. Eso no agotará el dinero en efectivo en el frágil año que viene. Por ahora, la aerolínea recibiría un importante respiro en los costos de arrendamiento de los 717.

El MAX presenta una oportunidad. Es un mercado de compradores ya que las aerolíneas y los arrendadores cancelan los pedidos de modelo. Boeing estaría ansioso por vender 100 aviones MAX en este entorno, especialmente a un cliente de primera clase como Delta que no ha pedido el MAX pero ha comprado 100 A321neo de su rival Airbus. Delta también tiene pedidos pendientes para el A220.

De los 91 aviones 717 de la aerolínea, 78 están arrendados y los 13 restantes son propiedad. Los costos de arrendamiento para una flota tan grande se suman, pero los costos individuales son bajos ya que los aviones son viejos – tienen un promedio de 18 años, menor que el promedio de edad de los MD-88 de 29 años.

Los 717 podrían haber alcanzado una edad similar a la de los MD-88 desde que Delta el año pasado planificó tentativamente mantener los 717 hasta 2030.

El plan habría visto los interiores actualizados, dando el beneficio amistoso de las TVs por asiento. Pero eso puede haber sido impulsado por un mandato de la FAA.

La FAA en junio de 2017 emitió una directiva de aeronavegabilidad requiriendo que ciertos asientos de los 717 y otros aviones sean reemplazados ya que pueden causar lesiones en el cuello durante un accidente. La FAA dio cinco años para reemplazar los asientos, por lo que Delta tendría que reemplazar los asientos del 717 a mediados de 2022.

Comprar nuevos asientos, sacar el avión del servicio e instalar los asientos incurriría en costos. El retorno de la inversión cambia si Delta no quiere mantener el avión mucho más allá del 2022.

Todavía hay 91 aviones 717 con Delta – no ha retirado ninguno. Pero la aerolínea ha ido retirando gradualmente los antiguos MD-88 y MD-90.

Casi la misma edad que los 717 tienen los A319 y B737-800 de Delta. Conservar esos aviones es más barato desde el punto de vista de la propiedad, ya que Delta es dueño de casi todos ellos: 73 de los 77 B737-800 y 55 de los 57 A319. Como la aerolínea es propietaria de esos aviones y no está comprometida con duraciones de arrendamiento fijas, tiene la libertad de retirar el avión cuando quiera – a diferencia de los 717.

Por Will Horton – Forbes

Foto: Anna Zvereva – Wikipedia