El mercado pone el foco en las aerolíneas europeas: Norwegian, IAG y Air France como las más perjudicadas.

El número de contagiados por covid-19 se ha disparado en las últimas semanas en gran parte de los países europeos. Esta situación ha llevado a que numerosas naciones refuercen sus restricciones en materia de movilidad y a que las principales aerolíneas europeas estén recortando su programación de cara a la temporada de otoño-invierno. En este contexto, los expertos del mercado señalan a Norwegian, IAG y Air France-KLM como las aerolíneas más afectadas, y destacan que la incertidumbre podría prolongarse, reseñó Ok Diario.

Te puede interesar: El Grupo IAG anuncia cambios en su equipo directivo.

En el último mes la aerolínea noruega se ha desplomado en Bolsa en torno a un 40%, seguida de cerca por la compañía anglo-española IAG, que ha perdido alrededor de un 30% y el holding francés que ha caído un 20%. De este modo, las compañías del sector cada vez acusan más el duro impacto que la pandemia de coronavirus está teniendo en el sector turístico, cuyas previsiones cada vez son menos favorable.

Te puede interesar: Norwegian está analizando cerrar su base en el aeropuerto de Gatwick, Londres.

Diego Morín, analista de IG Markets, remarca que «estamos ante una situación de continua incertidumbre, ya que las noticias que nos llegan de los países europeos no son nada alentadoras debido al incremento de casos por coronavirus. De hecho, vimos como este jueves Ryanair anunció en su cuenta de Twitter un recorte en su programa de vuelos en un 40% para los meses de noviembre y diciembre, lo que incluye el cierre de bases en Cork, Shannon y Toulouse».

Por su parte, los analistas de Investing.com, destacan que «el sector de aerolíneas europeas registró caídas superiores al 15% en Bolsa el pasado mes de septiembre, tras venir de un mes de agosto en positivo. El recrudecimiento de la situación de la pandemia del coronavirus, con un aumento descontrolado de los casos de contagio en Europa, frena notablemente las perspectivas de crecimiento de actividad del sector».

El panorama al que se enfrentan las compañías del sector en los próximos meses cada vez es más desolador, con una significativa caída de las reservas en las últimas semanas. La temporada de otoño e invierno siempre se ha caracterizado por un descenso de la demanda de viajeros, que este año se verá notablemente incrementada por el impacto de la pandemia y las restricciones que numerosos países mantienen todavía en materia de movilidad entre países.

Por Natalia Mateos Magariño

También te puede interesar