Siete razones por las que las aerolíneas «low cost» son más baratas.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

En los tiempos que corren las empresas que están de moda son aquellas que ofrecen un servicio similar al de la competencia a un precio menor, y la aviación es un caso de los más llamativos en este sentido pero, ¿cómo lo consiguen?

 

1.- Los salarios de los pilotos: El sueldo del piloto de una aerolínea de bajo coste respecto al de una tradicional puede ser hasta tres veces inferior. El salario de un comandante (el primer piloto) de una de las low cost de más éxito de toda Europa está en torno a los 60.000, y el del segundo de a bordo, en algunos casos, se sitúa en los 30.000. Hay que destacar que los sueldos no son una media ponderada sino casos concretos.

2.- Menos tripulación de cabina y menor sueldo: La tripulación de a bordo, los azafatos y azafatas, tienen sueldos mucho más bajos -fuentes de algunas aerolíneas aseguran que en algunos casos casi la mitad- que las compañías tradicionales, y el número de trabajadores por avión es notablemente inferior.

3.- Sin gastos de hotel ni dietas: Los trabajadores de las compañías de bajo coste duermen en su casa después de la jornada laboral. Los vuelos están cuadrados de tal manera que en muy pocos casos se ven obligados a pernoctar en otro país que no sea en el que vivan, lo que se traduce en un ahorro muy grande en hoteles y dietas.

4.-Menos servicios a bordo, pago por maleta y tarjeta de embarque: No hay comidas ni bebidas gratis. El viajero debe pagar por ellas. También debe rascarse el bolsillo si los bultos transportados superan el tamaño o peso impuestos por la low cost de turno -mucho menores que el de una compañía tradicional-. Si se ha olvidado coger la tarjeta de embarque y se solicita una impresión a la aerolínea, también habrá que pasar por caja. Además, las filas de asientos se ajustan al máximo para que entren la mayor cantidad posible de plazas.

5.- Régimen contractual: Muchos trabajadores de las low cost suelen estar dados de alta en el país de origen de la compañía, algo que brinda beneficios fiscales. Además, no es extraño que el personal de la aerolínea sea contratado en régimen autónomo en casos en los que se debe contratar personal en España .

6.- Avión en tierra, avión menos rentable: La eficiencia en los tiempos de escala es prioritaria para reducir costes. Todo avión que esté en el suelo está perdiendo dinero. Una compañía de bajo coste puede tardar unos 20 ó 30 minutos en vaciar el avión y volverlo a llenar de pasajeros (escala), tiempos muy por debajo de los que logran las tradicionales, más del doble en algunos casos. Es decir, a la larga, las aerolíneas de bajo coste son capaces de mover más pasajeros en el mismo tiempo. Esto se debe en gran medida a que en muchos casos no operan en aeropuertos ‘top’. Estos aeropuertos tienen menos tráfico aéreo, lo que facilita mucho las cosas a la hora de llenar y vaciar el avión, y permite a los aviones ser más rápidos en el movimiento por las pistas.

7.- Bajar los precios hasta lo imposible para que el avión vaya lleno: Los aviones de las compañías de bajo coste van casi siempre llenos. En algunas ocasiones el precio de esos billetes está por debajo de los diez euros. No son pasajeros rentables en lo económico, pero el boca a boca es una herramienta de Marketing que funciona. El avión va lleno y se hace una publicidad que no cuesta dinero en aquello que más duele hoy en día a la gente: el bolsillo.

Fuente: http://noticias.lainformacion.com