Aeropuerto internacional de Cabo Verde adopta nombre de Cesaria Évora.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

El aeropuerto internacional de Mindelo, en la Isla de Sao Vicente, lleva a partir de ahora el nombre de la célebre cantante Cesaria Évora, la «Diva de los pies descalzos», muerta en diciembre de 2011, constató una periodista de la AFP.

 

Una estatua de Évora de tres metros de altura, obra del escultor caboverdiano Domingos Luisa, domina ahora la entrada principal al aeropuerto.

El terminal aéreo fue rebautizado en la tarde del viernes en una ceremonia con la presencia del primer ministro caboverdiano, José Maria Neves, ministros y dirigentes de la oposición, así como artistas y miles de habitantes de la isla de Sao Vicente, donde Évora nació y murió.

«Es un gesto nacional de homenaje», dijo Neves, quien añadió que Évora (o simplemente Cesaria, como la llaman los caboverdianos) fue «la estrella más brillante de la constelación de la cultura de Cabo Verde».

La ceremonia fue organizada para coincidir con las celebraciones por el Día Internacional de la Mujer, con la intención, dijo el Primer Ministro, de extender «el homenaje a todas las mujeres de Cabo Verde, de África y del Mundo».

Mario Paixao, presidente de la entidad de Aeropuertos y Seguridad Aérea (ASA) de Cabo Verde, estimó que la estatua de Évora y el nuevo nombre del aeropuerto deberán atraer «visitantes que deseen conocer la isla donde ella nació, vivió, cantó, donde murió y donde está sepultada».

«Cesaria pasó por muchos aeropuertos en el mundo, pero creo que ella nunca pensó que un día uno de los tantos aeropuertos tendría su nombre», dijo José da Silva, empresario y amigo de la «diva de los pies descalzos».

En la ceremonia, diversos artistas locales, como Constantino Cardoso, Albertino Évora y el dúo Nilza y Nana, cantaron 15 de las canciones preferidas de Évora.

Con la salud debilitada y ya alejada definitivamente de los escenarios, la cantante murió a los 70 años de edad en un hospital de Sao Vicente el 17 de diciembre de 2011. 

Fuente: http://www.eluniversal.com