Aterriza de emergencia avión de VivaAerobús.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

 
 
Una falla en el avión matrícula XA1B, de la aerolínea comercial
Viva Aerobús, que cubría la ruta Cancún-Tuxtla Gutiérrez, se vio forzado
a aterrizar de emergencia en el Aeropuerto Internacional de
Villahermosa, Capitán Carlos Rovirosa el día de ayer.
 
A
decir de los propios pasajeros, la falla mecánica habría provocado la
despresurización de la cabina, además de fallas que hacían que la
aeronave perdiera constantemente altura.
Los
120 pasajeros que iban con destino a Tuxtla Gutiérrez, bajaron sumamente
asustados y molestos por la experiencia, muchos de ellos decidieron
continuar su viaje por tierra a su destino final.
A
decir de trabajadores de la aerolínea, la falla mecánica del vuelo
número 9160, se debió a que una pieza de la aeronave se humedeció, lo
que provocó que aterrizara en la capital tabasqueña y permaneciera casi
dos horas, sin que continuara su viaje.
Vuelo de terror 
El
vuelo de Viva Aerobús, debió salir de Cancún a las 13:00 horas, pero la
aeronave llegó con retraso de la ciudad de Monterrey, debido a la
avería de la nave, la cual hizo que el capitán regresara a tierra cuando
ya había despegado, según el capitán.
A decir
de los pasajeros, una vez que lograron salir de Cancún, notaron que
después del despegue, la nave no tomó gran altura, sino que voló bajo
con movimientos irregulares y con sacudidas constantes, tomando altura
por momentos y bajando casi en picada, lo que causó pánico en
pasajeros. 
Transcurrida media hora del vuelo,
un pasajero presentó problemas de salud, debido a los sobresaltos del
despegue, lo que devino en una parálisis facial. Cabe señalar que se
buscó información oficial, pero nadie dio una versión.
«Sentí que moriría y pensé en mis hijas» 
Quetziquel
Gómez, quien abordó el avión para viajar a Tuxtla por cuestiones de
negocios, narró que fueron minutos de terror que se vivieron durante el
vuelo.
La angustiada mujer dijo que «desde que
despegó el avión, nos dimos cuenta de que no tomó mucha altura y eso nos
dio mala espina, y la situación empeoró cuando la aeronave se mantuvo a
muy baja altura, al grado que durante los 10 minutos que pasamos por el
mar tomé el salvavidas porque pensé que en cualquier momento
caeríamos».
Con lágrimas en los ojos y la voz
entrecortada, dijo, «por momentos pensé que moriría y comencé a pensar
en mis hijas.» Quetziquel Gómez, quien abordó el avión para viajar a
Tuxtla por cuestiones de negocios, narró que fueron minutos de terror
que se vivieron durante el vuelo.
Acompañado de
su familia dijo «fueron momentos difíciles, de tener miedo porque se
ven cosas que se sabe porque están ocurriendo, no se nos informa nada y
tampoco tratan de mantener calmado a los pasajeros».
«Muy
mal servicio de esta empresa, pusieron en riesgo la vida de mucha
gente, y no devolverán el dinero del pasaje; no se hacen responsables de
nada.»
“Nos atrapó el miedo de no saber qué ocurría”
Eduardo
Elenoy Reynosa quien dijo «después de un viaje de terror y cuando
aterrizamos en Villahermosa salió el capitán y nos dijo, que se había
presentado una falla mecánica al humedecerse o mojarse una pieza que no
dijo cuál».
Acompañado de su familia dijo
«fueron momentos difíciles, de tener miedo porque se ven cosas que se
sabe porque están ocurriendo, no se nos informa nada y tampoco tratan de
mantener calmado a los pasajeros».
«Muy mal
servicio de esta empresa, pusieron en riesgo la vida de mucha gente, y
no devolverán el dinero del pasaje; no se hacen responsables de nada.»
Fuente: http://www.tabascohoy.com/