La aerolínea italiana Windjet suspende vuelos y deja en tierra a pasajeros.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

La aerolínea de bajo coste
italiana Windjet, que se encuentra al borde de la quiebra, ha decido
suspender sus vuelos en una decisión operativa desde hoy, dejando en
tierra a varios centenares de pasajeros.

La decisión de los
responsables de Windjet llegó a últimas horas de la noche de ayer,
después de que las negociaciones para la integración de la compañía con
la aerolínea Alitalia se interrumpieran.
De este modo, Windjet se
adelantó en un día a la fecha que había indicado el Ente Nacional de
Aviación Civil italiano (Enac) para la suspensión de su licencia de
vuelo en caso de que la compañía no le ofreciera las garantías
necesarias para seguir operando.
Según informaron los medios de
comunicación italianos, sobre la decisión de Windjet, que en los últimos
días había acumulado retrasos y cancelaciones en un gran número de sus
vuelos, influyeron los problemas para hacer frente a los costes de
abastecimiento de carburante.
Asimismo, señalaron que la aerolínea
ya ha devuelto algunos aviones a la compañía irlandesa de «leasing»
(alquiler con opción a compra) de la que los había adquirido.
El
Ministerio de Economía ha convocado a los responsables de Alitalia y
Winddjet para el próximo martes a fin de profundizar sobre los motivos
que llevaron a la interrupción de las negociaciones entre ambas
compañías.
El Enac, por su parte, ha establecido una «unidad de
crisis» para coordinar un plan con otras compañías aéreas italianas como
Alitalia, Meridiana, Blu Panorama y Neos, para redistribuir a los
pasajeros de Windjet que han visto anulados sus vuelos.
Y es que,
según los cálculos del Ente Nacional de Aviación italiano, son cerca de
300.000 los pasajeros que corren el riesgo de quedarse en tierra desde
ahora hasta octubre.
Dichas compañías han puesto en marcha nuevos
vuelos a partir de hoy para poder cubrir las exigencias de los pasajeros
que no han podido volar con Windjet ofreciendo tarifas reducidas tanto
para los vuelos nacionales como internacionales.
Con todo, la
asociación de consumidores Federconsummatori ha criticado la que han
considerado «falta de previsión» del Enac y su «superficialidad» a la
hora de gestionar la situación.
En medio de todo el caos por la
suspensión de vuelos siguen las acusaciones cruzadas entre Alitalia y
Windjet sobre la responsabilidad de la interrupción de las
negociaciones.
Las negociaciones para la integración de ambas
compañías está en marcha desde hace mas de siete meses y a mediados de
abril se firmó el contrato preliminar para la adquisición de Windjet por
parte de Alitalia sujeto al cumplimiento de una serie de condiciones de
mercado y normativas, para las que se establecía la fecha límite del 29
de junio.
Entre esos requisitos figuraba la autorización por
parte del garante de competencia italiano y del Enac de las condiciones
de competencia y de una serie de certificaciones que permitieran definir
el valor de Windjet.
Sin embargo, en la fecha acordada Windjet no
había presentado la documentación necesaria sobre su situación
patrimonial y la relación con la empresa propietaria de los aviones,
entre otros.
El garante de la competencia italiano autorizó
finalmente la operación el pasado 18 de julio aunque la supeditó a la
cesión de cinco parejas de «slot» (permiso de despegues y aterrizajes),
lo que llevó a abrir una nueva negociación, que concluyó con un nuevo
acuerdo el 7 de agosto, y para el que Alitalia solicitó los documentos
que faltaban.
De nuevo el acuerdo saltó ya que, según Alitalia,
Windjet no presentó la documentación, mientras que la aerolínea de bajo
coste asegura que las condiciones para cerrar el acuerdo «habían sido
satisfechas».
Fuente: http://economia.terra.com.ve