Un A340 de Aerolíneas Argentinas quedó sin combustible y tuvo que aterrizar de emergencia.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Un avión de Aerolíneas Argentinas que volaba hacia Australia debió hacer un aterrizaje de emergencia en Nueva Zelanda, debido a que se quedó sin combustible suficiente para llegar a destino. 

 

La empresa confirmó el hecho, si bien aclaró que “se respetaron todos los procedimientos” en materia de seguridad y, en particular, sobre las horas de vuelo extra que debió hacer la tripulación, según señala el diario Clarín.

Sin embargo, fuentes gremiales señalaron que el avión, un Airbus 340-200, ya había salido de Ezeiza prácticamente lleno, con 46 pasajeros más de lo que la propia Aerolíneas establece para esa ruta, a efectos de que el combustible alcance para cubrir las 16 horas necesarias para llegar hasta Sydney.

Llamativamente, Aerolíneas tuvo que aterrizar en Auckland apenas tres meses después de que dejara de volar a ese destino, que cubrió durante tres décadas ininterrumpidas. La conducción que encabezan Mariano Recalde y Axel Kicillof llegó a la conclusión de que se trataba de una ruta no rentable y la dieron de baja. Ni bien Aerolíneas dejó de volar a Nueva Zelanda, Lan comenzó a volar hacia Auckland seis veces a la semana.

Pero al margen de lo comercial, la distancia entre Argentina y Nueva Zelanda se cubre por la ruta transpolar en unas 13 horas de vuelo, mientras que para llegar hasta Australia sin escalas hacen falta más de 16 horas. Eso llevó a los técnicos de Aerolíneas a calcular cómo llegar sin inconvenientes desde Ezeiza con un Airbus 340. Concluyeron queno podían superar los 183 pasajeros.

Según un reporte al que tuvo acceso este diario, el Airbus de Aerolíneas salió de Buenos Aires el lunes 8 a las 9.30 de la mañana, con una hora de atraso y 46 pasajeros de más: 200 en clase económica y 29 en “business”. A las 15.30 de ayer aterrizó por “emergencia de combustible” en Auckland.

Air New Zeland, la empresa a cargo del servicio técnico, ya no tiene contrato con Aerolíneas. Lo prestó de cortesía. Pero para despegar, le exigió al comandante del vuelo, Guillermo Masnata, que se hiciera cargo personalmente del parte técnico.

Fuente: http://www.lapoliticaonline.com