Pilotos de la aerolínea portuguesa TAP irán a huelga.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Los pilotos de la aerolínea portuguesa TAP anunciaron hoy una huelga de 24 horas para el 9 de agosto en protesta por las múltiples cancelaciones de vuelos de las últimas semanas, que atribuyen a la falta de personal. 

Así lo afirmó en declaraciones a los periodistas el presidente del Sindicato de Pilotos de Aviación Civil (SPAC), Jaime Prieto, a la salida de la asamblea en la que se decidió este paro. 
Prieto consideró esta movilización una «señal de alarma» para el principal accionista de la compañía, la firma Parpública, propiedad del Estado luso, al que insta a tomar cartas en el asunto. 
«No hay capital humano suficiente» para sostener el crecimiento del número de vuelos de la empresa, según explicó el representante de los trabajadores, quien lamentó la salida de «más de cuarenta pilotos en poco más de dos años» y la falta de técnicos de mantenimiento con larga experiencia. 
En su opinión, esto no compromete la seguridad de los vuelos, pero sí provoca cancelaciones y retrasos en sus conexiones. 
«Las relaciones entre los trabajadores y la empresa están muy deterioradas, por momentos roza la coacción y la persecución», denunció Prieto. 
Durante las últimas semanas, TAP anunció decenas de cancelaciones en sus vuelos, que atribuyó a un retraso en la entrega y certificación de seis nuevos aviones. 
En un vídeo divulgado en internet, el presidente de la aerolínea, Fernando Pinto, pidió disculpas a los clientes por los perjuicios causados, y explicó las complicaciones por los «dolores de crecimiento» de la compañía. 
En ese sentido, señaló que los problemas se originaron por la conjunción de varios factores, entre ellos la ampliación reciente de nuevos destinos en Europa y un aumento del tráfico de pasajeros durante este verano por encima de lo esperado. 
Con sede en Lisboa, TAP es la principal compañía aérea del país, con cerca de un centenar de conexiones en Europa, África y América, además de contar con una fuerte presencia en Brasil. 
El Gobierno luso mantiene su intención de privatizar la aerolínea, una venta que ya intentó en 2012, aunque sin éxito.
Fuente: http://www.elmundo.com.ve/