Cathay Pacific triplica sus beneficios en el primer semestre, hasta 47,6 millones.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado


Cathay Pacific registró un beneficio neto de 494 millones de dólares de Hong Kong (47,6 millones de euros) durante el primer semestre, con lo que logró casi triplicar el resultado alcanzado en el mismo periodo de 2013.
Hasta junio, la aerolínea, junto a su filial Dragonair, aumentó su volumen de negocio un 4,6%, hasta 50.840 millones de dólares de Hong Kong (4.901 millones de euros).
En este periodo, la compañía registró un resultado operativo de 1.567 millones de dólares de Hong Kong (151 millones de euros), un 34,3% más que en 2013.
A pesar de la mejora, la aerolínea ha destacado el «impacto negativo» de ciertos factores como la reducción de los beneficios por pasajero, el alto precio del combustible, la sobrecapacidad del mercado de carga, y un comportamiento débil de Air China, empresa asociada a la empresa aérea.
Dichos factores han influido «significativamente» en los resultados semestrales y en las perspectivas para este año, aún cuando, al cierre del ejercicio de 2013 la compañía anunció mejoras en los resultados de 2014.
REESTRUCTURACIÓN DE FLOTA.
En esta línea, Cathay hará de la gestión de los riesgos asociados a los precios altos y volátiles del combustible su prioridad «más alta» en este ejercicio, además de aumentar la eficiencia en este campo a través de la modernización de su flota.
En el primer semestre, la compañía recibió dos Boeing 777-300ER, dos A330-300 , y un Airbus A321-200, que será operado por Dragonair, mientras que retiró dos Boeing 747-400 de su flota. En la segunda mitad del año, la aerolínea recibirá otras once aeronaves, cuatro de las cuales serán entregadas entre julio y agosto.
Como parte de los acuerdos suscritos con el fabricante estadounidense, la aerolínea revenderá seis cargueros 747-400F a Boeing hasta 2016, de los cuales cuatro ya han dejado de operar y que serán sustituidos por aviones Boeing 777-200F.
Continuando con la reducción de su flota, Cathay ha planeado la retirada de otros once aviones A340-300, cuatro de ellos a finales de  2015 y los siete restantes a finales de 2017. A 30 de junio, la aerolínea mantiene pedidos para 90 aviones hasta 2024.
De cara al segundo semestre, espera mejorar el negocio, gracias a una posición financiera «fuerte», a pesar de la difícil situación comercial actual, y continuar «con la inversión estratégica a largo plazo».
«Como siempre, seguimos comprometidos con fortalecimiento del centro de transporte aéreo de clase mundial en nuestro hogar, Hong Kong», afirmaron desde la compañía.