Boeing 737 y Airbus A320, ídolos del aire en 2014.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

En la batalla de los pedidos de aviones de 2014, el consorcio aeroespacial europeo Airbus ha vuelto a ganar por la mínima, con 1.456 pedidos netos, frente a las 1.423 unidades de su rival norteamericano Boeing.

Pese a todo, el ganador indiscutible en esta ya histórica pugna es otro. La categoría estrella es para los aviones más pequeños, aquellos que utilizan por ejemplo las aerolíneas de bajo coste en sus rutas por Europa, conocidos en el argot aeronáutico como aeronaves de pasillo único. En el caso de Boeing, su 737 representó el 77% de los pedidos netos. Para Airbus, de los 1.456 aviones que vendió, 1.321 pertenecen a la familia A320.
Ambos fabricantes han redoblado su esfuerzo en los últimos años por presentar al mercado versiones más modernas de estos modelos, cuya ventaja es, principalmente, el ahorro de combustible (que representa un 30% de los costes totales de una aerolínea). También, que ofrecen más plazas, un factor vital para las ‘low cost’, que se caracterizan por tener factores de ocupación muy elevados. Según Airbus, cada dos segundos despega o aterriza en el mundo un A320, que desde su entrada en operación, en 1988, ha transportado más de 6.000 millones de pasajeros.
Respecto a los aviones más grandes, utilizados en rutas transoceánicas, destacan los 283 pedidos netos que Boeing logró del B777 y los 154 órdenes del A330 que recibió Airbus. Entre ellos, sobresalen las ocho unidades adquiridas por Iberia, que también encargó idéntico número de aviones del modelo A350 en 2014. La aerolínea presidida Luis Gallego es la única española que ha invertido en renovar su flota con los dos grandes fabricantes aeronáuticos. Entre los grandes contratos firmados en 2014, destacan, por número de unidades, los 115 aviones adquiridos a Airbus por la firma de leasing irlandesa SMBC Aviation Capital y el pedido de Calc. En el caso de Boeing, la gran protagonista ha sido Emirates, que adquirió 150 aviones del modelo B777X, valorado en más de 41.156 millones de euros a precios de catálogo.