Piloto de Kuwait Airways deja los mandos de un avión a actriz porno.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Un piloto aún sin identificar de la compañía «Kuwait Airways» ha generado una gran polémica en las redes sociales después de que se haya descubierto que, durante un vuelo regular, permitió a la estrella porno Chloe Mafia ponerse a los mando de su avión. A su vez, y tal y como afirman varios medios como «The Daily Star Sunday» (donde la mujer ha narrado lo que sucedió durante el trayecto), el hombre solicitó champagne para su invitada, se fumó varios cigarrillos con ella e, incluso, le pidió que le enseñara los pechos para ver sus implantes. Todo ello, fue subido posteriormente a YouTube en un vídeo de apenas un minuto.

Al parecer, todo sucedió durante un vuelo transatlántico de Londres a Nueva York después de que se apagaran las luces mediante las que se aconseja a los pasajeros no quitarse el cinturón de seguridad. Fue en ese momento cuando una azafata se acercó a Chloe y a una mujer que la acompañaba. ¿El motivo? El capitán solicitaba su compañía en cabina. Algo prohibido desde los atentados del 11 de septiembre. La antigua actriz porno, que fue rechazada en el programa «X Factor» en el año 2010, cumplió los deseos del piloto y se personó en el centro de mando del aeroplano, que transportaba a 300 personas.
Una vez en la cabina, el capitán dijo a la joven, de 24 años, que podía llamarle «el piloto travieso» y -a pesar de estar casado- presumió de haberse acostado con un buen número de azafatas. Además, solicitó a la mujer que se sentase en sus rodillas y que le enseñase sus pechos. Según dijo, para saber cómo habían quedado tras la operación de aumento de mamas. «Dijo que invitaba a muchas chicas atractivas a la cabina a pesar de que sabía que no se permitía porque el hacía las reglas. El piloto dijo a la azafata que consiguiera una botella de champagne, que nos bebimos allí», ha explicado la también modelo de «Play Boy» en declaraciones al susodicho diario.
Con todo, el espectáculo no acabó en ese punto, pues el «piloto travieso» sacó dos cajetillas de tabaco y empezó a fumar. Todo ello, a pesar de que está prohibido expresamente. «Me parecía extraño, pero dijo que era el piloto y que podía hacer lo que quisiese. Le pregunté si era seguro, pero me dijo que se era demasiado exigente en lo que respecta a la seguridad en los aviones. Me quedé de piedra», añade la protagonista.
El capitán le permitió también tocar varios controles del aparato. «Nos estaba enseñando lo que hacía cada botón y, repentinamente, dijo que podíamos ponernos la gorra de capitán y pilotar nosotras mismas el avión. Yo toqué algo. No sé lo que hizo, pero me dijo que estaba bien, que el avión se estaba pilotando solo», explica Chloe. Finalmente, y en palabras de la mujer, el piloto cantó con ellas varias canciones como «Hakuna Matata» antes de que se marchasen de nuevo a sus asientos.
Por suerte el copiloto se mantuvo sereno durante ese tiempo, lo que tranquilizó sumamente a Chloe. «El copiloto no fumó ni un cigarrillo. Hizo un par de chistes, pero estaba más preocupado de pilotar que de otra cosa», añade. De momento, y a pesar del revuelo, la compañía no ha hecho ningún comunicado oficial sobre este entuerto y no ha respondido a los medios que han intentado contactar con sus responsables. Al parecer, habrá que esperar para ver que sucede con el «piloto travieso».