Retrasos y tensión en aeropuerto de Roma un día después del incendio.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

El aeropuerto de Roma-Fiumicino vivió otra jornada complicada este jueves por los retrasos, la cólera de los pasajeros y hasta un apagón de 20 minutos que sembró caos y desesperación.
La situación del principal aeropuerto de la capital italiana, entre los más traficados de Europa, sigue complicada después de que el miércoles un incendio en un bosque cercano a las pistas de aterrizaje obligara a cancelar por dos horas todos los vuelos, citó AFP.
La mayoría de los vuelos acumularon más de una hora de retardo este jueves lo que provocó la cólera de los pasajeros, justo en los días de más tráfico por las vacaciones de verano en Europa.
Los diarios y las televisiones italianos divulgaron videos con escenas de desesperación de los pasajeros, entre ellos de un grupo de españoles que pedían en coro que el vuelo partiera.
Un cortocircuito causó además un apagón de 20 minutos lo que agravó la congestión del aeropuerto.
También Alitalia ha mostrado su irritación, ya que además registró la semana pasada un paro promovido por el sindicato de pilotos.
La compañía pidió una indemnización de 80 millones por los incendios, al tiempo que ha amenazado con abandonar Fiumicino y construir otro aeropuerto si el actual no es remodelado.
El aeropuerto de Roma-Fiumicino había registrado enormes perturbaciones en mayo, cuando un incendio en la terminal 3 obligó a reducir el 40% del tráfico durante varias semanas.
«Es una situación intolerable. Es la segunda vez en pocos meses y no es posible que el aeropuerto de Fiumicino se paralice. Ahora, basta. Es impensable que el principal aeropuerto italiano, en alta temporada de verano, esté a merced de incidentes o, peor aún, de malintencionados y delincuentes», lamentó el primer ministro Matteo Renzi, quien pidió al ministerio del Interior que investigue a fondo si el incendio fue provocado intencionalmente.
Roma atraviesa además una grave crisis de sus infraestructuras, con el sistema de transporte público y de basuras totalmente colapsado, por lo que el alcalde, Ignazio Marino, anunció una serie de medidas para responder a las críticas que le han llovido de todo el mundo por el caos y la incuria que arruinan a la Ciudad Eterna.
Pese a ello recibió el año pasado casi 14 millones de turistas, de los cuales 8 millones extranjeros.