Francia intensifica la búsqueda de restos del MH370 en la isla Reunión.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Francia despliega hoy aviones, helicópteros y barcos para recorrer la costa de la isla Reunión, en el océano Índico, en busca de más restos del Boeing 777 de Malaysia Airlines -vuelo MH370- que estaba desaparecido hacía más de un año.
Aviones de tipo caza sobrevolarán la zona donde hace una semana se hallaron los primeros restos, que están siendo analizados en Francia, y se emplearán además «patrullas a pie, misiones de búsqueda en helicóptero y brigadas náuticas».
«El delegado del gobierno francés en La Reunión coordinará las operaciones, en las que intervendrán efectivos de las fuerzas armadas de la zona sur del océano Índico», informó el Ejecutivo galo en un comunicado en el que precisó que Francia pondrá todo de su parte para «contribuir a esclarecer el drama».
«Hemos decidido desplegar activos aéreos y marítimos adicionales para buscar nuevos restos potenciales frente a la isla de Reunión», dijo el Ministerio de Defensa de Francia .
El ministro de Transporte de Malasia, Liow Tiong Lai, informó que buscarán el asesoramiento de expertos antes de pedir a Australia, que encabeza la búsqueda submarina, que amplíe los esfuerzos de búsqueda.
Qué pasó. Después de 17 meses de misterio en la comunidad aérea global, el gobierno de Malasia confirmó anteayer que los restos de un alerón hallados en la isla Reunión corresponden al Boeing 777 de Malaysia Airlines que había despegado el 8 de marzo de 2014 en Kuala Lumpur y nunca había llegado a Pekín, con 239 personas a bordo del vuelo MH370 .
El año pasado, una búsqueda de seis semanas por aire y por mar en una superficie de 4,6 millones de kilómetros cuadrados del océano Índico no halló rastros del jet. De manera intermitente, el rastrillaje continuó hasta mediados de mayo pasado, sin resultados.
Autoridades e investigadores manejan tres hipótesis: que al avión se le agotó el combustible, amerizó y se hundió casi intacto, que se precipitó al mar a pique o que, sin combustible, cayó a lo largo y se desintegró al impacto.
Expertos franceses, malasios, estadounidenses y de la empresa Boeing estudian el fragmento de ala de avión, que apareció en una playa de Reunión la semana pasada. La pieza fue enviada a Balma, Francia, donde estudian el metal con microscopios de alta potencia en busca de pistas que permitan esclarecer la causa de la caída del avión.