Semana crucial en Francia para el vuelo MH370 de Malaysia Airlines.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

La resolución del misterio de la desaparición del Boeing 777 del vuelo MH370 de Malaysia Airlines en marzo de 2014, con 239 personas a bordo, inicia este lunes una semana crucial con el análisis en Francia de unos restos hallados en la isla de La Reunión que podrían pertenecer al aparato siniestrado.
El hallazgo el miércoles pasado en esa isla del Índico de un fragmento de «flaperón», una superficie de control del avión situada en el ala que actúa como alerón y solapa, supuso el primer indicio tangible en 16 meses de que el avión se habría estrellado en ese océano, reseñó Efe.
Ese trozo llegó el sábado a París y desde allí fue trasladado a Toulouse (sur), donde lo analizará el laboratorio dependiente del Ministerio de Defensa y especializado en investigaciones técnicas sobre accidentes de aviones (DGA TA).
La investigación para determinar si ese fragmento pertenece al vuelo MH370 está dirigida por la Justicia francesa, que contará con la colaboración de expertos aeronáuticos galos y malasios, y representantes de las autoridades judiciales de Malasia y del fabricante aeronáutico estadounidense Boeing.
El peritaje no comenzará hasta este miércoles, pero fue precedido hoy de una reunión a puerta cerrada en París entre el juez de instrucción, los investigadores y los representantes malasios con el fin de coordinarlo.
En el encuentro se analizaron las modalidades de cooperación entre los investigadores de diferentes nacionalidades, al tiempo que se recordó que Francia investiga en ese caso la desaparición de cuatro ciudadanos de su nacionalidad.
El antiguo director de pruebas de la Dirección General de Armamento (DGA), Pierre Bascary, ha señalado en el diario «Sud Ouest» que, con el número de serie, los planos del aparato y el material y el proceso utilizado en su fabricación, se debería poder confirmar rápidamente si pertenece al Boeing 777 de la aerolínea.
El ministro malasio de Transporte, Liow Tiong Lai, señaló ayer que ese fragmento de dos metros ha sido oficialmente identificado como un «flaperón» de un Boeing 777, pero de momento nada más lo vincula con el del MH370.
A las afueras de París, en el Instituto de Investigación Criminal de la Gendarmería Nacional francesa (IRCGN), se examinará, por otra parte, un trozo de maleta hallado el pasado jueves también en La Reunión.
En la costa de esa isla francesa de ultramar aparecieron también la semana pasada una botella con inscripciones en chino y otra en indonesio, pero su buen estado de conservación hace pensar que podrían proceder de algún barco de pesca.
Desde el primero de esos descubrimientos se ha desatado una especie de «caza de tesoros» en la isla con la esperanza de hallar otros nuevos objetos vinculados con la catástrofe, como una pieza metálica encontrada el sábado, por lo que los expertos han llamado a la prudencia.
Malasia pidió ayer a las autoridades de los países del océano Índico cercanos a La Reunión que se mantengan alerta ante la posible aparición de nuevos restos.
El MH370 desapareció tan solo 40 minutos después de haber despegado de Kuala Lumpur el 8 de marzo de 2014 con destino a Pekín y después de que alguien apagara los sistemas de comunicación.
La investigación de la Fiscalía parisina contempla los cargos de homicidio involuntario y de presunta destrucción intencionada de ese aparato.