Grecia manda dos cazas a escoltar a un Boeing que no respondió a las llamadas de control.

Síguenos en las redes sociales y mantente siempre actualizado

Quince horas después del siniestro del A320 de Egyptair, el Gobierno griego tuvo que mandar dos cazas F-16 para que escoltaran a un Boeing que volaba de Francia a Kuwait y que no contestaba a las llamadas de control porque, al parecer los pilotos «se durmieron», según informó la agencia rusa RIA Novosti.

Esta versión indica que varios cazas militares griegos despegaron de emergencia al encuentro de ese avión por el temor a que se tratase de una acto terrorista.

Según esa información, cuando el Boeing sobrevoló Croacia y Albania «los controladores aéreos de Italia dejaron de recibir respuesta de los pilotos» y, después de que el avión abandonara el espacio aéreo italiano, «los controladores griegos tampoco obtuvieron respuesta», por lo que Grecia declaró el estado de emergencia y envió «dos cazas F-16″ al encuentro del Boeing», según las fuentes recogidas por la agencia rusa.

Los aviones militares griegos llegaron a la altura del Boeing y confirmaron que sus pilotos se encontraban en sus puestos, pero estaban dormidos. Cuando los auxiliares de vuelo del avión comercial se dieron cuenta de que les escoltaban unos cazas militares «se dirigieron a la cabina» para averiguar qué sucedía y despertaron a los responsables del aparato, que «habían puesto el avión en modo piloto automático» y tenían «una frecuencia incorrecta» en la radio, según algunos medios de Grecia que citaron al Ministerio de Defensa de ese país.

Fuente: Aeroespacial